Inicio Economía Washington reúne a sus aliados para armar a Ucrania y la ONU...

Washington reúne a sus aliados para armar a Ucrania y la ONU pide corredores humanitarios

50
0

Estados Unidos está dispuesto a «mover cielo y tierra» para ganar a Ucrania frente a Rusia, dijo el martes el jefe del Pentágono en una reunión con sus homólogos aliados en Alemania, mientras que el secretario general de la ONU abogó en Moscú por corredores humanitarios para evacuar a los civiles de las zonas bombardeadas.

«Ucrania cree claramente que puede ganar, y también todos los que estamos aquí», dijo el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, en la apertura de una reunión con unos 40 países en la base aérea de Ramstein para acelerar las entregas de equipos militares que Ucrania reclama para repeler la invasión rusa iniciada el 24 de febrero.

«Seguiremos moviendo cielo y tierra para poder reunirnos con ellos», añadió Ramstein, que estuvo el domingo en Kiev con el Secretario de Estado Antony Blinken. Estados Unidos y sus aliados se reunirán ahora mensualmente para discutir cómo reforzar las capacidades militares ucranianas.

Los ucranianos sorprendieron al mundo en marzo al repeler una ofensiva rusa sobre Kiev, pero se enfrentan a un incesante bombardeo y a un lento avance del ejército ruso en el Donbass, en el este, que los separatistas prorrusos ya controlan en parte desde 2014, y en el sur.

En Facebook, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, dijo: «Puedo decir algo: el ejército ucraniano tendrá algo por lo que luchar […] Hemos entrado en una nueva fase, que nadie habría pensado hace dos meses. La transferencia a las fuerzas armadas ucranianas de armas de la OTAN, según los estándares de la OTAN. Esto está en marcha.

Después de negarse inicialmente a suministrar armas ofensivas a Ucrania, Estados Unidos, al igual que Gran Bretaña, Francia y la República Checa, se ha subido al carro. Incluso Alemania, que se había mostrado especialmente reticente, anunció el martes que permitiría la entrega de tanques «Guepard».

Holanda suministrará a Kiev obuses blindados Panzerhaubitze 2000, según confirmó el martes el gobierno holandés.

Los obuses son la «artillería más pesada del ejército holandés», según el Ministerio de Defensa, y pueden disparar a objetivos enemigos a 50 kilómetros de distancia.

Según Mike Jacobson, experto en artillería civil, Occidente quiere permitir que los ucranianos tomen represalias contra los bombardeos rusos de largo alcance, cuyo objetivo es hacer retroceder al grueso de las fuerzas ucranianas y luego enviar tanques y soldados para ocupar el terreno.

En términos más generales, «queremos ver a Rusia tan debilitada que no pueda hacer el tipo de cosas que hizo al invadir Ucrania», dijo Austin el lunes.

Ataques rusos

A la espera de que lleguen estas armas, la situación en el frente del Donbass es complicada y «en términos de moral, no es nada halagüeña», dijo a la AFP Iryna Rybakova, responsable de prensa de la 93ª Brigada ucraniana.

Lea también la noticia :  "La inflación es la peor lacra": la preocupación por la subida de precios en el Reino Unido

Un asesor del ministro del Interior de Ucrania afirma que las fuerzas rusas están bombardeando puentes y vías férreas para frenar los envíos de armas de Occidente.

El ejército ruso dijo que realizó ataques con misiles de alta precisión el martes contra 32 objetivos militares ucranianos, incluyendo 20 áreas de concentración de tropas y equipos, y cuatro depósitos de municiones cerca de las ciudades de Slaviansk y Drzhkovka, en la región de Donetsk.

Varias localidades como Izum y Kreminna han caído en las últimas dos semanas y el ejército ruso sigue avanzando bolsillo a bolsillo.

En las regiones del Donbass, así como en el sur, «el enemigo está llevando a cabo ataques contra las posiciones de nuestras tropas a lo largo de toda la línea del frente con morteros, artillería y lanzacohetes múltiples», dijo el martes el Ministerio de Defensa de Ucrania.

En el sur, dos misiles rusos alcanzaron la ciudad de Zaporizhia el martes por la mañana, matando al menos a una persona e hiriendo a otra, según la administración regional.

Zaporizhjia, un importante centro industrial a orillas del río Dniéper, ha sido en las últimas semanas un punto de paso para los civiles ucranianos que huyen de la sitiada Mariupol y de otras ciudades bombardeadas del Donbass. Pero la ciudad se está preparando para un ataque ruso desde la costa, según Kiev.

Zaporizhia está cerca de la mayor central nuclear de Ucrania, cuya situación está siendo vigilada de cerca por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Su jefe, Rafael Grossi, que visitó el martes Chernóbil con motivo del 36º aniversario de la catástrofe nuclear de 1986, subrayó que el nivel de radiactividad estaba «dentro de los límites normales», habiendo aumentado en algunos momentos mientras los rusos la ocupaban entre finales de febrero y finales de marzo.

En Kiev, que desde el 17 de abril no se ha visto afectada por las huelgas rusas, el ayuntamiento demolió el martes un monumento de la época soviética que celebraba la amistad entre Ucrania y Rusia. «Ocho metros de metal de la llamada «amistad de los dos pueblos» desmantelados. Y lo que es simbólico […] se le cayó la cabeza al trabajador ruso», se congratuló el alcalde de la capital ucraniana, Vitali Klitschko, en Telegram.

Azovstal sigue bajo fuego

La situación también parece estar estancada en Mariupol, un puerto estratégico en el extremo sur del Donbass controlado casi por completo por los rusos, pero donde Kiev dice que unos 100.000 civiles siguen atrapados.

Lea también la noticia :  Estiramientos, deporte y buena postura: ¿cómo combatir (sencillamente) el dolor de espalda?

Las fuerzas rusas siguen golpeando el vasto complejo metalúrgico de Azovstal, donde están atrincherados los últimos combatientes ucranianos junto con, según dicen, casi 1.000 civiles, dijo el martes el gobernador regional Pavlo Kyrylenko.

En una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el martes que «las autoridades de Kiev deben asumir su responsabilidad política y ordenar a los combatientes que depongan las armas», según el Kremlin.

Guterres en Moscú

En este contexto, el Secretario General de la ONU estuvo el martes en Moscú, su primera visita a la capital rusa desde el inicio de un conflicto que ha alterado los principales equilibrios mundiales y destruido toda la cooperación entre Rusia y Occidente.

«He propuesto la creación de un grupo de contacto que reúna a Rusia, Ucrania y las Naciones Unidas para explorar la posibilidad de abrir corredores humanitarios», dijo Guterres.

Tras su reunión con el jefe de la ONU, el Presidente Vladimir Putin dijo que seguía creyendo en un resultado positivo de las conversaciones.

«A pesar de todo, las negociaciones continúan […] Espero que lleguemos a un resultado positivo», dijo durante su reunión con Guterres en el Kremlin.

Llamada a la calma en Moldavia

Pero las conversaciones entre Rusia y Ucrania parecen estar más estancadas que nunca. Mientras que el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acusó el lunes al presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, de «pretender» negociar, su homólogo estadounidense, Antony Blinken, afirmó el martes que Vladimir Putin no había mostrado ninguna «seriedad» en sus intenciones de negociar.

Y la amenaza de una expansión del conflicto se mantiene. La preocupación crece en Moldavia, al sur de Ucrania, tras una serie de explosiones ocurridas el lunes y el martes en la región separatista de Transdniestria, apoyada por Moscú.

«Hacemos un llamamiento a nuestros ciudadanos para que mantengan la calma», dijo la presidenta de Moldavia, Maia Sandu, tras convocar su consejo de seguridad nacional. «Esto es un intento de aumentar las tensiones. Las autoridades moldavas velarán por que la república no se vea arrastrada a un conflicto.

«Rusia quiere desestabilizar la región de Transdniestria y sugiere que Moldavia debe esperar ‘invitados'», advirtió el asesor presidencial ucraniano Mikhailo Podoliak.

Un general ruso, Rustam Minnekayev, dijo la semana pasada que la toma del sur de Ucrania daría a los rusos acceso directo a la región.

Francia apoya a Moldavia frente a «los riesgos de desestabilización», declaró el martes el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

Artículo anteriorBiden quiere destinar 33.000 millones de dólares «para ayudar a Ucrania a defenderse
Artículo siguienteBritney Spears embarazada: este síntoma de embarazo con el que está lidiando
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.