Inicio Economía Viena toma la senda del éxito

Viena toma la senda del éxito

72
0

Austria confinará a toda su población el lunes y ha decidido hacer «obligatoria la vacunación» a partir de febrero, convirtiéndose en el primer país de la UE que adopta estas medidas en respuesta al resurgimiento de los casos de COVID-19.

Tenemos que «afrontar la realidad», dijo el canciller conservador Alexander Schallenberg en una rueda de prensa en el Tirol tras las conversaciones con todos los gobernadores regionales.

Una semana después de tomar medidas contra los no vacunados, anunció un bloqueo de los 8,9 millones de habitantes hasta el 13 de diciembre. Las escuelas permanecen abiertas, pero se anima a los padres a mantener a sus hijos en casa.

Dijo ser consciente de que se está pidiendo «mucho» a los vacunados, «porque demasiada gente no ha sido solidaria».

«Billete fuera»

«A pesar de los meses de persuasión, no hemos conseguido convencer a suficientes personas para que se vacunen», dijo, lamentando la actual saturación de las unidades de cuidados intensivos.

«La única forma de salir de este círculo vicioso es aumentar de forma sostenible la tasa de vacunación», dijo Schallenberg, que lo calificó como el «billete de salida» de la pandemia.

Aunque un número creciente de países exige la certificación para determinadas categorías, como los trabajadores sanitarios, muy pocos en el mundo exigen la vacunación para todos los adultos.

Lea también la noticia :  Kim Kardashian: por qué ha photoshopeado a su sobrina True

Este es el caso de dos Estados autoritarios de Asia Central, Tayikistán y Turkmenistán, así como del Vaticano e Indonesia. Nueva Caledonia, territorio francés del Pacífico Sur con un amplio grado de autonomía, ha tomado una decisión similar, que se hará efectiva a finales de diciembre.

Mercados de Navidad cancelados

En Europa, la pandemia está cobrando fuerza y varios países han anunciado restricciones más estrictas en los últimos días.

En Alemania, donde el plan de acción «ya no es suficiente», según la autoridad sanitaria, Baviera canceló los mercados navideños el viernes, un día después de anunciar medidas más estrictas contra las personas no vacunadas en todo el país.

Ya el lunes, los dos millones de austriacos no vacunados no podían salir de sus casas, salvo para ir de compras, hacer deporte o recibir tratamiento médico.

La medida afectará ahora a toda la población de este país, que tiene una tasa de vacunación del 66%, ligeramente inferior a la media europea, a pesar de la introducción del pasaporte sanitario en primavera.

Lea también la noticia :  Jazmin Grace Grimaldi: este proyecto haría sentir orgullosa a su abuela, Grace Kelly

Los comercios no esenciales, los restaurantes, las salas de conciertos y los cines estarán cerrados. Se recomienda encarecidamente el teletrabajo.

El gobierno había empezado a endurecer las cosas a principios de noviembre y las restricciones entonces vigentes provocaron un fuerte aumento del número de inscripciones en los centros de vacunación.

A pesar de ello, los casos siguen aumentando, alcanzando niveles no vistos desde la aparición de la pandemia: el viernes se registraron casi 16.000 nuevos contagios.

Consideraciones jurídicas

La decisión de Austria ha suscitado dudas en la Organización Mundial de la Salud y en la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos sobre la ética y la aplicación de esta medida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) subrayó que las políticas de vacunación son competencia de los Estados, pero recomendó que se prefiera la estrategia de convencer al público de que se vacune en lugar de hacerla obligatoria.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos también consideró que debía favorecerse el enfoque educativo de las vacunas, especialmente entre los sectores marginados de la población y los escépticos de las vacunas.

Artículo anteriorAfganistán: los talibanes imponen nuevas normas a las cadenas de televisión
Artículo siguienteCardi B, Måneskin, Olivia Rodrigo: la alfombra roja de los American Music Awards 2021
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.