Inicio Internacional Uvalde: La policía debería haber entrado antes en la escuela, admite un...

Uvalde: La policía debería haber entrado antes en la escuela, admite un alto funcionario de Texas

35
0
Un alto funcionario de Texas admitió el viernes que la policía tomó una «mala decisión» al no entrar en la escuela de Uvalde donde un hombre armado se refugió en un aula y cometió una masacre. La tragedia ocurrió justo antes de la convención anual de la NRA el viernes.

La policía tomó una «mala decisión» al no entrar rápidamente en la escuela de Uvalde donde un hombre armado se atrincheró en un aula y llevó a cabo una masacre, reconoció el viernes un alto funcionario de Texas. «Mirando ahora hacia atrás, por supuesto que fue una decisión equivocada. Fue una decisión equivocada, y punto», dijo Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, en una tensa conferencia de prensa. «Si creyera que puede ayudar, me disculparía», dijo, muy emocionado.

Diecinueve agentes esperaron en el lugar de los hechos a una unidad de respuesta de la Patrulla Fronteriza aproximadamente una hora después de que el tirador, Salvador Ramos, irrumpiera en el edificio el martes. El joven de 18 años mató a 19 niños y a dos profesores. Presionado por los periodistas para que explicara el criticado retraso, el funcionario dijo que la policía pensaba que «podría no haber ningún superviviente».

Numerosas llamadas recibidas por la policía durante la tragedia

No obstante, la policía recibió numerosas llamadas de varias personas en las dos aulas afectadas, incluida una de un niño a las 12.16 horas, más de media hora antes de que la policía respondiera a las 12.50 horas, advirtiendo que «entre ocho y nueve alumnos estaban vivos», dijo Steven McCraw. En una de sus primeras llamadas, este estudiante, que había advertido que había varios muertos, pidió: «Por favor, envíen a la policía ya».

A pocas horas de distancia, el principal grupo de presión de armas de Estados Unidos, la Asociación Nacional del Rifle, celebraba su convención anual en Houston, sacudida por la controversia sobre el calendario del evento, que llevó a políticos y estrellas de la música country a cancelar su asistencia. La NRA prometió que la convención sería una oportunidad para «reflexionar» sobre lo ocurrido en Uvalde, una tragedia de la que la organización había negado cualquier responsabilidad.

Lea también la noticia :  Nueva ronda de negociaciones entre Ucrania y Rusia en Turquía

Donald Trump asistirá a la convención de la NRA

Mientras que el ex presidente Donald Trump estará presente, al igual que el senador estatal conservador Ted Cruz, el gobernador republicano Greg Abbott dará en cambio una conferencia de prensa en Uvalde. Abbott, firme defensor del derecho a poseer un arma de fuego y candidato a la reelección este año, seguirá hablando a los miembros de la NRA en un vídeo pregrabado, dijo un portavoz al Dallas Morning News. Su adjunto, Dan Patrick, tampoco comparecerá para evitar «aumentar el dolor de las familias», dijo en un comunicado.

A última hora de la mañana, miles de entusiastas de las armas de fuego ya recorrían el inmenso centro de convenciones repleto de stands de fabricantes, en los que se exhibían rifles semiautomáticos y equipos de caza. «Tengo armas en todas las habitaciones de mi casa», se rió un hombre de 60 años cuando se le preguntó si el arma que estaba considerando comprar sería la primera.

Las estrellas del country huyen de las convenciones

En una señal de malestar, varias estrellas del country también decidieron no asistir. Entre ellos se encontraba el cantante Don McLean, conocido por su canción «American Pie», que dijo que sería una «falta de respeto» que actuara. El artista Lee Greenwood, cuyo éxito patriótico «God Bless the USA» da ritmo a los mítines de Donald Trump, también prefirió cancelar su concierto. Otra ausencia notable es la del fabricante del fusil semiautomático AR-15 utilizado por el autor del tiroteo.

Lea también la noticia :  Estados Unidos: Por qué el Tribunal Supremo cuestiona el derecho al aborto

La NRA, que afirma tener cinco millones de miembros, dijo que para garantizar la seguridad de Donald Trump -a quien la organización dio decenas de millones de dólares durante sus dos campañas presidenciales- se prohibirían las armas de fuego en el recinto. Fuera del edificio, los manifestantes se reunieron con pancartas que pedían la prohibición de los rifles de asalto o exigían «dejar de matar niños».

El drama reaviva la petición de una mejor regulación de las armas

Se espera que el demócrata Beto O’Rourke, que se enfrentará a Greg Abbott para gobernador en noviembre, se una a ellos. En una escena insólita, señal de la creciente tensión por el tema de las armas, interrumpió al gobernador en una rueda de prensa el miércoles, acusándole de ser el responsable del tiroteo. El tiroteo, descrito como el «nuevo Sandy Hook» en la prensa estadounidense, en referencia a la horrible masacre en una escuela primaria de Connecticut en 2012, ha despertado el trauma de Estados Unidos.

Los rostros de las jovencísimas víctimas, de 11, 10, 9 y años, emitidos en bucle por la televisión, y los testimonios de sus devastados familiares han conmovido al país, reavivando una ola de peticiones para mejorar la regulación de las armas. Es poco probable que este movimiento se traduzca en acciones, dada la falta de esperanza de que el Congreso apruebe una legislación nacional ambiciosa sobre el tema.

Artículo anteriorCamille Lellouche pone fin a los tabúes del embarazo
Artículo siguienteBill Cosby vuelve a ser juzgado por agresión sexual a una adolescente
"Especialista en la web. Entusiasta de la cultura pop. Pensador. Adicto a la comida. Experto en viajes. Aficionado al café. Aficionado a la televisión".