Inicio Economía Uvalde entierra a la maestra asesinada en la escuela Robb

Uvalde entierra a la maestra asesinada en la escuela Robb

52
0

La pequeña ciudad texana de Uvalde celebró el miércoles un servicio conmemorativo para uno de los dos profesores y sus 19 alumnos que fueron asesinados por un pistolero en la masacre de la escuela primaria Robb.

Irma García, profesora de 48 años y madre de cuatro hijos, murió cuando Salvador Ramos, de tan sólo 18 años, irrumpió en su clase el 24 de mayo. La ceremonia también se celebró en memoria de su marido de 24 años, Joe García, que murió «de pena» dos días después de la masacre, según su familia.

Sus féretros, cubiertos de flores, fueron llevados al interior de la iglesia católica del Sagrado Corazón en Uvalde para una misa antes de ser enterrados. Una campaña de recaudación de fondos en línea ha reunido casi 2,8 millones de dólares para su familia.

Otra profesora, Eva Mireles, cuya habitación estaba conectada a la de Irma García, también fue asesinada.

Según el testimonio de una alumna superviviente de 11 años que se embadurnó de sangre y fingió su muerte para escapar del pistolero, éste miró a una de las dos profesoras, le dijo «buenas noches» y le disparó antes de disparar a su compañera. El agresor fue posteriormente abatido por la policía.

Lea también la noticia :  "Me sentía gorda y no deseada": Sophie Turner se sincera sobre su trastorno alimentario

Los funerales de las 21 víctimas durarán hasta mediados de junio. El martes, una semana después de la masacre, se celebraron los funerales por las primeras víctimas infantiles, entre ellas Amerie Jo Garza, que acababa de celebrar su décimo cumpleaños. «Una pequeña y divertida diva que «odiaba los vestidos» y «tenía un gran corazón», soñaba con ser profesora de arte», escribió su familia en su obituario.

Preguntas sobre la policía

Al dolor de las familias se suma la incomprensión y la rabia por el tiempo que tardó la policía en responder. La policía tardó cerca de una hora en intervenir en el aula donde se refugiaba el pistolero.

Los 19 agentes que se encontraban en el lugar de los hechos estaban esperando a que acudiera una unidad especializada, a pesar de que las fuerzas del orden recibieron numerosas llamadas de personas que se encontraban en las habitaciones afectadas, incluida una de un niño que suplicaba: «Por favor, envíen a la policía ya.»

Las autoridades de Texas emitieron un mea culpa el viernes pasado, admitiendo que la policía debería haber actuado con mayor rapidez.

Lea también la noticia :  Asesinato de Khashoggi: el saudí detenido en Francia no es el sospechoso buscado por Turquía

La matanza, como las que la precedieron, ha reavivado los llamamientos a un control más estricto del acceso a las armas en un país con más pistolas y rifles que personas. Joe Biden los escuchó el domingo de camino a Uvalde, con voces que le instaban a «hacer algo» a su paso.

El lunes, el presidente de EE.UU. volvió a prometer que «seguirá presionando» por una regulación más estricta de las armas. «Creo que las cosas se han puesto tan mal que hace que todo el mundo sea más racional al respecto», dijo. Pero pasar de las palabras a los hechos será difícil: la estrecha mayoría de su partido en el Congreso no le permite aprobar esa legislación en solitario.

Mientras tanto, el fin de semana siguiente a la tragedia volvió a estar marcado por una serie de tiroteos que dejaron varios muertos y decenas de heridos. Y el martes, una abuela fue asesinada a tiros en Luisiana cuando salía de la ceremonia de graduación de su nieto, según los medios locales.

Artículo anteriorLibre circulación de armas: los comentarios de Donald Trump escandalizan a algunos habitantes de Houston
Artículo siguientePareja real: Isabel II y el Príncipe Felipe, los inseparables
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.