Inicio Economía Ucrania: Veinte civiles abandonan la fábrica Azovstal en Mariupol

Ucrania: Veinte civiles abandonan la fábrica Azovstal en Mariupol

131
0

Una veintena de civiles fueron finalmente autorizados a salir de la planta siderúrgica de Azovstal, en el puerto de Mariupol, al sureste de Ucrania, el sábado, en lo que podría ser el inicio de una evacuación más amplia del último bastión ucraniano en la ciudad controlada por Rusia.

El regimiento Azov, que defiende el enorme complejo Azovstal, anunció a primera hora de la noche que 20 civiles, mujeres y niños, habían podido salir de la fábrica, donde las condiciones de vida son dramáticas desde hace semanas.

«Han sido trasladados a un lugar acordado y esperamos que sean evacuados a Zaporizhia, en territorio controlado por Ucrania», dijo Sviatoslav Palamar, subcomandante del regimiento Azov, en un vídeo en Telegram.

Ningún intento de evacuación de Azovstal, la última reducción controlada por Ucrania en Mariupol, ha tenido éxito hasta ahora.

Los combatientes del regimiento seguían limpiando los escombros tras los intensos bombardeos del día anterior y hasta la noche, para sacar a más civiles.

«Esperamos que este proceso continúe y que consigamos evacuar a todos los civiles», añadió el comandante Palamar.

Unas horas antes, la agencia oficial rusa Tass anunciaba que un grupo de 25 civiles, entre ellos seis niños, había podido salir de Azovstal, un complejo metalúrgico donde cientos de soldados y civiles ucranianos están atrapados en túneles subterráneos de la época soviética.

«Muchos líderes están tratando de ayudar a salvar a nuestros heroicos defensores de la ciudad. Lo discutimos en detalle con el Secretario General de la ONU cuando visitó Kiev. Estamos haciendo todo lo posible para garantizar que la misión de evacuación de Mariupol se complete», dijo Zelensky en un vídeo el sábado por la noche.

«Depravación»

Más al norte, los cuerpos de tres hombres fueron encontrados el viernes en una fosa común en Myrotske, un pueblo cerca de Boutcha, una pequeña ciudad que se ha convertido en un símbolo de las atrocidades que se atribuyen a Rusia.

Los tres hombres «tenían las manos atadas, la ropa alrededor de la cara para que no pudieran ver nada y algunos tenían mordazas en la boca», describió el sábado Andriy Nebytov, jefe de la policía de la región de Kiev, en un comunicado. «Las víctimas fueron torturadas durante mucho tiempo […]. Finalmente, cada uno de ellos recibió un disparo en la sien», añadió.

Los habitantes de Boutcha, ocupada en marzo por las fuerzas rusas, declararon a la AFP esta semana que habían visto prisioneros arrodillados con las manos atadas a la espalda, ejecuciones sumarias y charcos de sangre en sus casas.

Los que lo vieron «lo recordarán durante cientos de años», dijo Viktor Chatylo, un residente de la calle Yablunska, donde AFP encontró unos 20 cadáveres de civiles tras la salida de las fuerzas rusas el 2 de abril.

Lea también la noticia :  A finales de siglo, la India estará plagada de olas de calor "extremas"

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, en una entrevista con la prensa polaca el viernes, cifró en 900 el número de cadáveres descubiertos en la zona de Boutcha. Mientras los soldados rusos quemaban y enterraban los cuerpos, «nadie sabe cuántas personas murieron», añadió.

La fiscalía ucraniana ya ha anunciado la acusación de diez soldados rusos y la identificación de más de 8.000 crímenes de guerra en Ucrania, y el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, que visitó Butcha el jueves, instó a Moscú a cooperar con la investigación de la Corte Penal Internacional.

Pero Moscú ha negado su responsabilidad y lo ha calificado de «montaje». El ejército ruso llegó a atacar Kiev mientras el Sr. Guterres estaba allí, matando a un periodista y desencadenando un coro de protestas internacionales.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, cuestionó el viernes públicamente la «depravación» del presidente ruso Vladimir Putin, admitiendo que era «duro ver algunas de las imágenes» de las atrocidades cometidas contra los civiles ucranianos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo tras una conversación telefónica con su homólogo ucraniano que la «misión de expertos franceses que contribuyen a la recogida de pruebas para […] para permitir el trabajo de la justicia internacional sobre los crímenes cometidos en el contexto de la agresión rusa».

Añadió que Francia «reforzará» sus envíos de material militar a Ucrania -incluyendo armas de largo alcance- para «restaurar la soberanía y la integridad territorial de Ucrania».

Odessa golpeada, Kharkiv bombardeada

En el sur del país, el aeropuerto de Odessa fue alcanzado por el fuego de misiles.

«El enemigo atacó desde Crimea con un sistema de misiles de defensa costera Bastion. La pista de aterrizaje del aeropuerto de Odessa fue destruida», dijo el gobernador de la región, Maxim Martchenko, en un video en su cuenta de Telegram.

Odessa, una gran ciudad portuaria del Mar Negro de un millón de habitantes con gran importancia simbólica e histórica, no se había visto afectada hasta ahora por los combates.

Odesa se encuentra en la franja costera que Rusia podría considerar conquistar para enlazar en el oeste con el enclave separatista prorruso de Transnistria, en Moldavia, donde tiene tropas.

Tras derrotar al ejército ruso en su ofensiva del 24 de febrero sobre Kiev, las fuerzas ucranianas luchan ahora por contener el empuje hacia el este del país de un ejército numéricamente superior y actualmente mejor armado, que trata de emboscarles desde el norte y el sur.

Volodymyr Zelensky reconoció el viernes por la noche que la situación en la región de Kharkiv, la segunda ciudad del país cerca de la frontera rusa, era «difícil».

Lea también la noticia :  Guerra en Ucrania: qué recordar en el 80º día de la invasión rusa

El viernes por la noche se escucharon violentas explosiones en la ciudad, que lleva semanas siendo bombardeada por la artillería rusa. Una persona murió y varias resultaron heridas en el bombardeo del viernes.

«Si fuera una guerra de infantería contra infantería, tendríamos una oportunidad. Pero en este sector, es sobre todo una guerra de artillería y no tenemos suficiente», dijo a la AFP «Viking», un sargento de 27 años que se retiró de Kreminna, una ciudad del este tomada por los rusos el 18 de abril.

Éxitos «tácticos

Todos los objetivos de la «operación militar especial» -término del Kremlin para referirse a la guerra- «se alcanzarán a pesar de la obstrucción de nuestros adversarios», dijo el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en una entrevista con la Agencia de Noticias de China publicada el sábado.

Pero el ejército ucraniano está logrando éxitos «tácticos», dijo Zelensky, como en Ruska Lozova, un pueblo recapturado al norte de Kharkiv, desde donde las fuerzas rusas estaban bombardeando la ciudad. Más de 600 residentes han sido evacuados de la aldea, ocupada desde hace dos meses, según el Ministerio de Defensa ucraniano.

Ucrania también atacó objetivos estratégicos en territorio ruso.

El gobernador de la región rusa de Briansk, en el noreste de Ucrania, Alexander Bogomaz, anunció en Telegram que las defensas aéreas habían «detectado un avión de las fuerzas armadas ucranianas» el sábado por la mañana, y que dos proyectiles habían dañado instalaciones petrolíferas.

Varias reservas de combustible en territorio ruso han sido objeto de aparentes intrusiones por parte de las fuerzas ucranianas en las últimas semanas, aunque Kiev se niega a confirmar su participación.

En las regiones orientales ucranianas de Donetsk y Lugansk también se han repelido 14 ataques de las fuerzas rusas en las últimas 24 horas, según informó el sábado el cuartel general de las fuerzas ucranianas.

Un alto funcionario del Pentágono señaló el viernes que, aunque las fuerzas rusas estaban «lejos de unir» las tropas que entraron desde la región de Kharkiv, en el norte de Donbass, con las que llegaron desde el sur del país para reducir con una pinza a las fuerzas ucranianas desplegadas en el frente, seguían «creando las condiciones para una ofensiva sostenida, mayor y más larga.»

En el plano diplomático, el Presidente Zelensky se reunió el sábado en Kiev con el portavoz presidencial turco Ibrahim Kalin. Miembro de la OTAN y aliado de Ucrania, Turquía ha intentado facilitar la mediación entre Moscú y Kiev desde el comienzo de la guerra. El contenido de las conversaciones no fue revelado.

Artículo anteriorBiden duplica la disponibilidad de las píldoras Covid-19
Artículo siguientePrincesa Eugenia: este proyecto podría hacer sombra a Meghan Markle
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.