Inicio Internacional Ucrania: supervivientes en Butcha traumatizados por los rusos

Ucrania: supervivientes en Butcha traumatizados por los rusos

55
0
La justicia ucraniana ha registrado hasta ahora 5.899 presuntos crímenes de guerra. El número aumenta cada semana. Ayer, quince gendarmes franceses llegaron a Lviv, en el oeste de Ucrania. Ayudarán a la Corte Penal Internacional a investigar. Ya se ha iniciado una importante investigación en Boutcha.

A falta de poder hacer hablar a los muertos, los supervivientes de Boutcha (Ucrania) cuentan sus historias. En esta ciudad martirizada, cuyas imágenes de cuerpos esparcidos por las carreteras han conmovido a la comunidad internacional, uno fue fusilado aquí, otro un poco más lejos. Durante un mes, los habitantes tuvieron que compartir su ciudad con los rusos. Uno de ellos tiene sólo 30 años y desea permanecer en el anonimato por miedo a que los rusos lo encuentren, dice, todavía traumatizado por una escena de humillación. «Un soldado me apuntó con un Kalashnikov. Me desnudó hasta la ropa interior y me puso de rodillas. Me dijo que rezara una oración, recuerdo haberlo hecho, y luego me disparó en el costado», dijo a Europe 1.

Después de comprobar si había orinado en su ropa, los rusos le soltaron y le dejaron marchar. A día de hoy, no entiende por qué sigue vivo. «Ni siquiera sé por qué me han elegido. A otros les dispararon y luego los enterraron junto a un contenedor de basura», dijo.

«No estás haciendo nada perjudicial, y nosotros tampoco».

La guerra no elige a sus víctimas. Pero deja huellas por todas partes. Aunque hoy está a salvo, Lyubov revive cada día la llegada de los rusos a su propio edificio. «Pasó un tanque, luego un segundo tanque. Una tercera. Nos quedamos sin aliento, cuarto. Quinto, sexto», describe. Ese día, cree que ha llegado su hora. «Un soldado se acerca a mí. Me pregunta si sólo estoy yo aquí. Le digo que sí. Dice: ‘Entonces lo solucionaremos para que estés a salvo y nosotros estemos a salvo’. En otras palabras, usted no hace nada perjudicial, y nosotros tampoco», informa.

Durante 15 interminables días, los soldados rusos viven justo debajo de su piso. Se le permitía ir a buscar agua de vez en cuando, bajo la mirada de un soldado de guardia frente a cada sala del edificio. «Estaba temblando de miedo. Fue un infierno. No sabía realmente si podría pasar sin que me dispararan», declaró Lyubov.

Lea también la noticia :  Detenido el narcotraficante más poderoso de Colombia

El 30 de marzo, los rusos levantaron el campamento. De la misma manera llegaron, con un estruendo de tanques y blindajes. Dejando tras de sí un cuadro siniestro que pintará las pesadillas de los supervivientes durante algún tiempo.

Artículo anteriorEstrella infantil: Christina Ricci, de «La familia Addams» a «Yellowjackets
Artículo siguienteAl menos 52 personas han muerto en un ataque a una estación de tren en Donbass
"Especialista en la web. Entusiasta de la cultura pop. Pensador. Adicto a la comida. Experto en viajes. Aficionado al café. Aficionado a la televisión".