Inicio Economía Steve Bannon, cercano a Trump, quiere pasar «a la ofensiva» tras su...

Steve Bannon, cercano a Trump, quiere pasar «a la ofensiva» tras su imputación

8
0

Steve Bannon, estrecho aliado del expresidente Donald Trump, prometió este lunes pasar a la «ofensiva» contra el Gobierno estadounidense tras comparecer ante un tribunal de Washington en relación con su imputación por «obstruir las prerrogativas de investigación del Congreso» por el atentado del 6 de enero en el Capitolio.

«Vamos a pasar a la ofensiva, estamos cansados de jugar a la defensa», dijo a los periodistas tras su comparecencia, acusando al presidente demócrata Joe Biden de ordenar directamente la acusación.

«Este país se construyó sobre la base de la libertad de expresión», añadió, prometiendo un «infierno» a los funcionarios demócratas.

«Stand by», repitió, haciéndose eco de una polémica frase de Donald Trump durante la campaña, cuando el expresidente pidió al grupo de extrema derecha Proud Boys que «se mantuviera al margen».

El ex asesor, de 67 años, ha sido procesado por negarse a declarar y a entregar documentos al Comité Selecto de la Cámara de Representantes que investiga el papel del ex presidente republicano en el asalto de sus partidarios al templo de la democracia estadounidense.

Fue llevado ante el juez federal Robin Meriweather, que le notificó los cargos que se le imputaban, antes de ser puesto en libertad.

Está previsto que comparezca de nuevo el jueves a las 9 de la mañana ante otro juez.

Se enfrenta a entre 30 días y un año de prisión por cada cargo.

Lea también la noticia :  Boda real: Carolina de Mónaco y Stefano Casiraghi, de la pasión al drama

Acusado el viernes, compareció el lunes por la mañana ante el FBI para ser formalmente detenido.

«Estamos luchando contra el régimen de Biden todos los días», dijo a los periodistas a su llegada, afirmando que «todo esto es ruido».

A pesar de haber sido citado para comparecer ante los cargos electos a mediados de octubre, Steve Bannon no se presentó, alegando el derecho de los presidentes a mantener la confidencialidad de ciertos documentos y discusiones.

Asesor discreto pero muy influyente, desempeñó un papel crucial en la elección de Donald Trump al dar un giro decididamente populista a la campaña del multimillonario republicano en 2016, antes de ser expulsado al año siguiente.

«Célula de crisis».

No tenía ninguna función oficial el 6 de enero, pero la comisión de investigación sospecha que había hablado de la manifestación con el presidente en los días anteriores.

Entre otras cosas, formaba parte de la «célula de crisis» dirigida por los asesores de Trump desde un hotel de lujo en Washington.

Su testimonio debería ayudar a los funcionarios electos a entender qué hacía Donald Trump antes y durante el asalto.

La acusación de Bannon envía un «claro mensaje» sobre los riesgos a los que se enfrenta quien se niega a cooperar con la comisión.

El tiempo es esencial para la comisión controlada por los demócratas, que podría ser desmantelada si los republicanos ganan las elecciones de medio término en noviembre de 2022.

Lea también la noticia :  La realeza participará en 'Dancing with the Stars

La comisión, que ya ha escuchado a más de 150 testigos, emitió la semana pasada nuevas citaciones contra personas cercanas al multimillonario republicano, como su ex portavoz en la Casa Blanca Kayleigh McEnany y su asesor Stephen Miller.

Otro miembro de Trump, su ex jefe de gabinete Mark Meadows, también desairó una citación el viernes después de que un juez suspendiera la entrega de documentos internos de la Casa Blanca a la comisión hasta el 30 de noviembre.

Los documentos en cuestión incluyen los archivos de antiguos asesores cercanos a Donald Trump, así como el diario de la Casa Blanca, un registro de sus actividades, viajes, reuniones informativas y llamadas telefónicas.

Pero en lo que respecta a la comisión, el presidente Biden autorizó la publicación de los documentos y el Sr. Meadows está obligado a testificar a riesgo de ser acusado también de obstruir los poderes de investigación del Congreso.

El 6 de enero, miles de partidarios de Donald Trump se reunieron en Washington mientras el Congreso certificaba la victoria de Joe Biden.

El ex magnate inmobiliario se dirigió a la multitud, insistiendo en que le habían «robado» las elecciones. Cientos de manifestantes irrumpieron entonces en el Congreso, provocando el caos y la violencia incluso en la cámara.

Artículo anteriorFuego antisatélite de Rusia: París denuncia a los «destructores del espacio
Artículo siguienteIsabel II: la Reina recluta, pero no es fácil
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.