Inicio Economía Se pide cadena perpetua para un soldado ruso juzgado por crímenes de...

Se pide cadena perpetua para un soldado ruso juzgado por crímenes de guerra en Ucrania

63
0

Un soldado ruso juzgado en Ucrania por crímenes de guerra será condenado el jueves a cadena perpetua.

En el segundo día de la vista, la fiscalía pidió que se impusiera la pena máxima al sargento Vadim Shishimarin, de 21 años, que mató a tiros a Oleksander Chelipov, de 62 años, en el noreste del país el 28 de febrero. El acusado, que admite los hechos y dijo que obedecía a otro militar ruso, no reaccionó a la acusación. La vista se suspendió entonces y se reanudará el viernes con el alegato de su abogado.

Antes, el joven soldado de aspecto juvenil se encontró cara a cara con Katerina Chelipova, la viuda de su víctima.

«¿Sientes remordimientos por el crimen que cometiste?

– Sé que no puedes perdonarme, pero te pido perdón de todos modos.

– Pero, ¿por qué has venido aquí? ¿Para liberarnos de qué? ¿Qué te ha hecho mi marido?», dijo la mujer de pelo corto.

Vadim Chichimarine se escudó en las «órdenes» que había recibido, y el intercambio no fue más allá.

El día del asesinato, se encontraba en la zona de Sumy con una columna de blindados. Tras ser atacado por las fuerzas ucranianas, había robado un coche con otros cuatro soldados. «Queríamos volver al lugar donde se encontraba nuestro ejército, en Rusia», explicó.

Lea también la noticia :  Eugenia de York: al igual que el príncipe Harry, se aleja del Reino Unido

«Mientras conducíamos, vimos a un hombre hablando por teléfono. Dijo que uno de los soldados del vehículo le pidió que disparara para evitar ser denunciado. Vadim Chichimarin dijo que al principio se negó, pero otro soldado insistió: «Me dijo en tono firme que disparara, que si no lo hacía, estaríamos en peligro.

Sin embargo, presionado por el fiscal, Vadim Shishimarin admitió que el hombre no era su superior y que no estaba obligado a obedecerle.

El drama se desarrolló a un tiro de piedra de la casa de Chelipov a última hora de la mañana y fue presenciado por su esposa. «Había ido al pozo a por agua cuando oí los disparos», dijo al tribunal. «Abrí la puerta, vi el coche […] y este joven», armado con un Kalashnikov.

Cuando salió de su casa, encontró a su marido con la cabeza ensangrentada. «Empecé a gritar fuerte. Su voz, que había permanecido firme hasta entonces, se quebró al describir a su marido. «Era mi protector. Era muy amable, todos los vecinos le respetaban.

A pesar de su angustia, Myo Chelipova dijo que no se oponía a un posible intercambio entre el asesino de su marido y los prisioneros ucranianos. «No me importaría que lo cambiaran por uno de los chicos de Azovstal», dijo, refiriéndose a los soldados ucranianos que llevaban mucho tiempo atrincherados en la acería de Mariupol y que finalmente se habían rendido en los últimos días.

Lea también la noticia :  Met Gala 2022: descubre todos los looks de las estrellas presentes en la velada

Falsedades», dice el Kremlin

Según la fiscalía ucraniana, el país ha abierto más de 12.000 investigaciones por crímenes de guerra desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero. Además de Vadim Shishimarin, otros dos militares rusos serán juzgados próximamente por disparar cohetes contra infraestructuras civiles cerca de Kharkiv, la segunda ciudad del país.

La justicia internacional también está actuando, ya que la Corte Penal Internacional ha enviado a 45 expertos al terreno para recabar pruebas.

Moscú niega haber actuado mal. El portavoz de la Presidencia, Dmitry Peskov, calificó el miércoles de «falsas o escenificadas» las acusaciones contra las tropas rusas.

En cuanto a Vadim Shishimarin, «no tenemos ninguna información hasta ahora, y las posibilidades de ayudarle son muy limitadas en ausencia de representación diplomática», dijo.

Artículo anteriorRusia: Putin se reúne por primera vez con los soldados rusos heridos en Ucrania
Artículo siguienteJuicio a Johnny Depp: ¿Realmente Amber Heard, Elon Musk y Cara Delevingne hicieron un «trío»?
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.