Inicio Economía Rusia es acusada de atacar deliberadamente a los civiles ucranianos

Rusia es acusada de atacar deliberadamente a los civiles ucranianos

45
0

Existe la constante negación rusa. Y luego están las revelaciones, que son «espantosas».

La invasión de Ucrania ha seguido, desde el 24 de febrero, un «claro patrón» de violaciones del «derecho internacional humanitario» y de los «derechos humanos» por parte de las fuerzas armadas rusas, acusadas de «atacar deliberadamente a los civiles».

Esta es la conclusión a la que llegó la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en un informe de 100 páginas desvelado el miércoles.

El organismo internacional, con sede en Viena (Austria), dice haber recogido «pruebas creíbles» de estas violaciones de «los derechos humanos más fundamentales cometidas principalmente en zonas bajo control efectivo de Rusia», y menciona, entre otras cosas, «asesinatos selectivos», «secuestros de civiles», «torturas» y «tratos degradantes».

A la vez que expresa su «consternación» por estos resultados, la OSCE también pide «más investigaciones» para establecer la «responsabilidad penal individual» de estos crímenes de guerra.

«Tomado en su conjunto, el informe cataloga la inhumanidad perpetrada por las fuerzas rusas en Ucrania», resumió el embajador de Estados Unidos ante la OSCE, Michael Carpenter, en una declaración publicada el miércoles. «Esto incluye pruebas de ataques directos a civiles, ataques a instalaciones médicas, violaciones, ejecuciones sumarias, saqueos y expulsiones forzadas de civiles a Rusia».

«Hablar de genocidio.

Al margen de la publicación del informe, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, planteó el miércoles por primera vez la posibilidad de que Rusia esté cometiendo un genocidio. «Los organismos internacionales determinarán oficialmente [ce qui se passe en Ukraine]pero es cierto que podemos hablar cada vez más del genocidio», dijo el Sr. Trudeau, que estaba en Laval para un anuncio sobre la vivienda.

«Hemos visto las atrocidades que los rusos, que el ejército ruso y que Putin están cometiendo en Ucrania. Hemos visto este deseo de atacar a los civiles, de utilizar la violencia sexual como arma de guerra. Esto es totalmente inaceptable», añadió.

Sigue los pasos del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que el martes también fue más allá de las habituales acusaciones de crímenes de guerra para hablar de genocidio. «Cada vez está más claro que Putin simplemente intenta borrar la idea de que cualquiera puede ser ucraniano», dijo a modo de justificación.

Lea también la noticia :  Brasil: las inundaciones y las lluvias matan al menos a 71 personas en Petrópolis

La OSCE, de la que Canadá es miembro, encargó en marzo una misión independiente que se basó en las pruebas recogidas sobre el terreno por múltiples fuentes, como funcionarios, ONG e investigadores nacionales e internacionales, para elaborar su informe.

El Kremlin lo niega todo

El Kremlin negó el miércoles por enésima vez estar detrás de las atrocidades reveladas cada día desde la salida de las tropas rusas de las afueras de Kiev, y siguió calificando de «informaciones falsas» las acusaciones de matanzas de civiles. Estas declaraciones se contradicen con los hechos descubiertos por el Fiscal General de Ucrania y los investigadores internacionales en las ciudades de Boutcha y Borodianka, en particular, donde el número de atrocidades cometidas durante la ocupación rusa sigue aumentando.

«Ucrania es una escena del crimen. Estamos aquí porque tenemos buenas razones para creer que se están cometiendo delitos de la competencia del Tribunal. Tenemos que atravesar la niebla de la guerra para llegar a la verdad», resumió el miércoles el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) Karim Khan durante una visita a Boutcha.

Dijo que un equipo forense de la CPI se estaba preparando para trabajar allí para «separar realmente la verdad de la ficción».

Ucrania es una escena del crimen. Estamos aquí porque tenemos buenas razones para creer que se están cometiendo delitos de la competencia del Tribunal.

La OSCE ve más ficción en la parte rusa tras el ataque al hospital de maternidad de Mariupol a principios de marzo, que según el Kremlin se justificó por el uso del edificio para fines militares. «La misión [de l’organisation internationale] ha rechazado categóricamente estas acusaciones», dijo la embajadora Carpenter, comentando un informe que habla, en cambio, de «un ataque deliberado contra este hospital infantil» y que, a lo largo de 110 páginas, detalla «casos claros» de una invasión que tiene como objetivo generalizado «hospitales, escuelas, edificios residenciales e infraestructuras de agua y electricidad», con el resultado de muertos y heridos civiles.

Lea también la noticia :  Putin lanza otra advertencia a Occidente

«Está claro que decenas de miles de propiedades han sido dañadas o destruidas con efectos directos e indirectos desastrosos para los civiles», lamenta en su informe la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE.

Si Rusia hubiera respetado sus obligaciones en virtud del derecho internacional tras invadir Ucrania el 24 de febrero, «el número de civiles muertos o heridos habría sido significativamente menor», afirmó.

Según un recuento preliminar e incompleto de la ONU, la guerra en Ucrania ha dejado 1.892 muertos y 2.558 heridos en las últimas siete semanas, lo que supone «varios miles», según las autoridades ucranianas. Unos 4,6 millones de personas también se han exiliado.

La violación como arma de guerra

La organización también dijo que las mujeres y los niños se habían visto especialmente afectados por los abusos rusos. Estas acusaciones se hacen eco de las realizadas la víspera por el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que denunció «cientos de violaciones» cometidas por soldados rusos en las ciudades ocupadas, «incluyendo a niñas menores de edad y niños muy pequeños».

El martes, la responsable de derechos humanos en Ucrania, Lyudmyla Denisova, dijo en el programa de la BBC el caso de 25 niñas y mujeres «de entre 14 y 24 años violadas repetidamente» por soldados rusos en el sótano de una residencia en Butcha durante la ocupación. «Los soldados rusos les dijeron que las violarían hasta el punto de que no quisieran volver a tener contacto sexual con un hombre, para evitar que tuvieran hijos ucranianos», comentó.

Con Agence France-Presse y Canadian Press

Artículo anteriorEn su «Urbi et orbi», Francisco pide no «acostumbrarse a la guerra» en Ucrania
Artículo siguienteEva Longoria: su historia de amor con José Antonio Bastón en imágenes
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.