Inicio Economía Rusia ataca y amenaza a Kiev tras el hundimiento del «Moskva».

Rusia ataca y amenaza a Kiev tras el hundimiento del «Moskva».

75
0

Rusia prometió el viernes intensificar sus ataques contra Kiev en respuesta a los atentados «terroristas» que acusa a Ucrania, y apuntó al fabricante de los misiles con los que los ucranianos dicen haber hundido el día anterior el buque insignia de la flota rusa del Mar Negro.

El Moskvael barco de misiles de 186 metros de largo, fue alcanzado por dos misiles ucranianos, según el Pentágono.

Un oficial militar ucraniano también dijo que, en contra de las afirmaciones de Moscú, su tripulación -unos 500 hombres según los datos disponibles- no pudo ser salvada.

«Una tormenta impidió el rescate del barco y la evacuación de la tripulación», dijo Natalia Goumeniouk, portavoz del mando militar en el sur de Ucrania. Rusia, que dijo que el buque estaba «gravemente dañado» por el fuego y se hundió mientras era remolcado, mantuvo que la tripulación había sido evacuada.

«Somos plenamente conscientes de que no seremos perdonados» por la destrucción del Moskvay este golpe a las «ambiciones imperiales» de Moscú, añadió Natalia Goumeniouk.

«Somos conscientes de que los ataques contra nosotros se intensificarán, de que el enemigo tomará represalias, de que habrá ataques con misiles y bombardeos de artillería», continuó, señalando los ataques en el sur, en particular en la ciudad de Mykolayev, cerca de Odessa.

La pérdida de la Moskva es importante porque «proporcionó cobertura aérea a otros buques durante sus operaciones, incluidos los bombardeos costeros y las maniobras de desembarco», explicó el portavoz de la administración militar regional de Odessa, Sergei Bratchuk.

Miedo a un ataque nuclear

En este contexto, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, afirmó el viernes que «todo el mundo» debería estar «preocupado» por el riesgo de que su homólogo ruso, Vladimir Putin, acorralado por los reveses militares en Ucrania, utilice un arma nuclear táctica.

Se hizo eco de las declaraciones en ese sentido del jefe de la inteligencia exterior de Estados Unidos, William Burns, quien había dicho el día anterior que una amenaza de este tipo no debía «tomarse a la ligera».

Rusia había marcado la pauta el viernes por la mañana.

«El número y la escala de los ataques con misiles contra lugares de Kiev aumentarán en respuesta a todos los ataques de tipo terrorista y a los sabotajes realizados en territorio ruso por el régimen nacionalista de Kiev», advirtió el Ministerio de Defensa ruso.

Lea también la noticia :  Gwyneth Paltrow: impactantes revelaciones sobre su primer parto

Una fábrica de armas rusa en la región de Kiev fue alcanzada por un ataque ruso durante la noche, según informaron los periodistas de AFP el viernes.

La fábrica Vizar fabrica los misiles antibuque Neptuno con los que los ucranianos dicen haber disparado al Moskva.

Uno de sus talleres y un edificio de oficinas adyacente en la ciudad de Vychneve, a unos 30 kilómetros al suroeste de la capital ucraniana, resultaron muy dañados, según pudo comprobar AFP. Los cristales de unos 50 vehículos que se encontraban en el aparcamiento cercano salieron volando.

Los rusos llevaron a cabo tres ataques el viernes en la región de Kiev, señaló su gobernador, Alexander Pavliouk, sin especificar si esto incluía el de la planta de Vychneve.

Más de 400 cadáveres de civiles en Butcha

Rusia ha afirmado hasta ahora que el crucero Moskva había sido víctima de un incendio y de explosiones de su propia munición el miércoles, el día antes de su hundimiento.

También anunció el jueves que Ucrania había bombardeado pueblos fronterizos rusos, en particular con helicópteros de combate.

Kiev lo negó y acusó a los servicios secretos rusos de llevar a cabo «ataques terroristas» al otro lado de la frontera.

La Fiscalía General de Ucrania informó de que siete civiles murieron y 27 resultaron heridos el jueves por los disparos rusos contra los autobuses que evacuaban a los residentes de la región nororiental de Kharkiv.

Al menos siete personas murieron, entre ellas un bebé de siete meses, y otras 34 resultaron heridas, entre ellas tres niños, en el bombardeo ruso de una zona residencial de la ciudad, según informó el gobernador regional Oleg Sinegoubov.

En Butcha, una ciudad cercana a Kiev que se ha convertido en un símbolo de las atrocidades que se atribuyen a las fuerzas rusas, el 95 por ciento de las personas encontradas muertas fueron fusiladas, dijo el viernes Andriy Nebitov, jefe de la policía de la región de la capital.

«Durante la ocupación [russe]la gente fue disparada en las calles […] En el siglo XXI, es imposible ocultar estos delitos.

Los gendarmes franceses se encuentran en el lugar para trabajar junto a los investigadores ucranianos en un procedimiento para examinar e identificar los cuerpos.

Lea también la noticia :  "Partygate": Boris Johnson se disculpa "sin reservas" ante el Parlamento

Según el alcalde de Butcha, Anatoli Fedorouk, desde la retirada de las tropas rusas se han encontrado allí más de 400 cadáveres.

Huelgas en el Donbass

En la mayor región de Donbass, Donetsk, donde «los combates se desarrollan a lo largo de toda la línea del frente», tres personas han muerto y siete han resultado heridas, según la presidencia ucraniana.

La otra región de la cuenca minera, Luhansk, fue escenario de 24 bombardeos en los que murieron dos personas y otras dos resultaron heridas, según la misma fuente.

Rusia, cuya anunciada ofensiva masiva en el Donbass aún no ha comenzado, se esfuerza por tomar el control total de Mariupol.

Es en esta estratégica ciudad portuaria del sureste donde se ha podido registrar el mayor número de víctimas de la guerra hasta el momento. Las autoridades ucranianas han cifrado el número de muertos en unos 20.000.

La ciudad martirizada, que la AFP visitó en un viaje de prensa organizado por el ejército ruso esta semana, se vio envuelta en un diluvio de fuego que arrasó las infraestructuras y los hogares del medio millón de personas que vivían allí cuando Vladimir Putin lanzó su ofensiva contra Ucrania el 24 de febrero.

Galina Vassilieva, de 78 años, señaló un edificio de nueve plantas completamente calcinado. «La gente está quemada por dentro», dijo la pensionista mientras hacía cola frente a un camión de separatistas prorrusos que distribuía ayuda humanitaria.

Hoy, tras más de 40 días de guerra, los combates se limitan a la vasta zona industrial cercana a la orilla del mar, mientras las fuerzas rusas y los rebeldes de Donetsk estrechan gradualmente el cerco.

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, pidió el viernes que se acceda a las zonas de conflicto y a las ciudades asediadas en las que algunas personas «pasan hambre», tras una visita a Ucrania.

Más de cinco millones de personas han huido del país desde el 24 de febrero, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

«La guerra está en todas partes», dijo el Papa Francisco en una entrevista con la emisora pública italiana Rai el viernes, después de pedir en vano una tregua de Pascua en Ucrania.

Artículo anteriorCovid-19: Brasil anuncia el levantamiento de las restricciones «en los próximos días
Artículo siguienteRihanna y A$AP Rocky en Barbados: listos para el nacimiento de su primer hijo
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.