Inicio Economía Omicron sigue siendo un riesgo «muy alto» según la OMS

Omicron sigue siendo un riesgo «muy alto» según la OMS

15
0

La pandemia de COVID-19 se ha recrudecido en los últimos días, con un número récord de infecciones en todo el mundo durante la última semana, y la Organización Mundial de la Salud advirtió el miércoles de un riesgo «muy alto» de la variante Omicron.

En efecto, entre el 22 y el 28 de diciembre se detectaron más de 935.000 casos de COVID-19 de media cada día, una cifra aún no alcanzada desde el inicio de la pandemia a finales de 2019 que supone un aumento del 37% respecto a la semana anterior, según un recuento de la AFP basado en los registros oficiales.

«El riesgo global de la nueva variante de preocupación Omicron sigue siendo muy alto», señaló la OMS en su boletín epidemiológico semanal, a pesar de que los datos preliminares sugieren un menor riesgo de hospitalizaciones relacionadas con Omicron.

«Pruebas fiables demuestran que la variante Omicron tiene una ventaja de crecimiento sobre la variante Delta, con una tasa de duplicación de dos a tres días.

La mayoría de las nuevas infecciones se están produciendo en Europa, donde varios países establecieron el martes nuevos récords de casos diarios.

Nuevos registros de infección

En Francia, se han registrado casi 180.000 casos en las últimas 24 horas. El Reino Unido también ha establecido un récord diario, con casi 130.000 infecciones en Inglaterra y Gales. España también ha alcanzado un máximo histórico de casi 100.000 infecciones y en Grecia el número de casos se ha duplicado con creces desde el lunes.

En Argentina también se ha producido una dramática propagación del virus, con casi 34.000 nuevos contagios en las últimas 24 horas, 10.000 más que el día anterior y seis veces más que hace una semana, pero el gobierno ha descartado de momento nuevas medidas restrictivas.

«Un aumento rápido de Omicron, como estamos viendo en varios países, incluso si se combina con una enfermedad ligeramente menos grave, seguirá dando lugar a un gran número de ingresos hospitalarios, sobre todo entre los no vacunados», dijo a la AFP Catherine Smallwood, una alta funcionaria de la OMS para Europa.

Lea también la noticia :  Alec Baldwin se sincera por primera vez desde su fatal tiroteo

El experto pidió que los datos preliminares sobre un menor riesgo de hospitalización se tomen «con cautela» porque, por el momento, los casos observados se dan sobre todo en «poblaciones jóvenes y sanas de países con altas tasas de vacunación».

Las autoridades sanitarias estadounidenses han advertido que las pruebas antigénicas rápidas para COVID-19 son menos sensibles a la variante Omicron que las anteriores y, por tanto, es más probable que muestren un resultado negativo a pesar de la infección.

El Presidente Joe Biden levantó la prohibición de entrada a Estados Unidos de viajeros procedentes de ocho países del sur de África, la región donde ha surgido la variante y que ahora está presente en todo el mundo, a partir del 31 de diciembre.

Nuevas restricciones en varios países

Varios países han introducido nuevas y estrictas restricciones.

China, que sufre un brote a menos de 40 días de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, confinó el martes a decenas de miles de personas más.

El gobierno chino ha dicho que no podrá detener el brote de la enfermedad, pero sí podrá evitar que se extienda a otras partes del país, según un informe publicado el martes por el gobierno chino.

China informó el martes de 209 nuevos casos de enfermedad en 24 horas, la cifra más alta en 21 meses.

Suecia exige una prueba Covid negativa a todos los viajeros que lleguen a su territorio desde el martes. Finlandia ha decidido dar un paso más y sólo permitir la entrada a los viajeros extranjeros con una prueba de COVID-19 negativa que puedan demostrar una vacunación completa o una infección pasada.

Lea también la noticia :  Tres sencillos consejos para combatir la fatiga crónica

Sudáfrica, que había anunciado la semana pasada que pondría fin al rastreo de los contactos de las personas que dieran positivo en la prueba del COVID-19, ha revocado esa decisión.

En Francia, tras anunciar el lunes el uso «obligatorio» del teletrabajo «cuando sea posible» y la prohibición de los conciertos de pie, el gobierno decidió el miércoles prorrogar, durante tres semanas en enero, el cierre de los locales nocturnos en vigor desde el 10 de diciembre. Las nuevas normas de aislamiento para los pacientes y sus contactos se establecerán a finales de esta semana.

Y en Alemania, un nuevo conjunto de medidas entró en vigor el martes, incluyendo la prohibición de reuniones privadas de más de diez personas vacunadas o recuperadas. Para los no vacunados, el límite se reduce a dos miembros de diferentes hogares. Todas las competiciones deportivas se celebrarán a puerta cerrada.

En una sentencia publicada el martes, el Tribunal Constitucional alemán exige al Estado que adopte disposiciones legislativas para proteger el acceso a los cuidados intensivos de las personas con discapacidad en caso de «triaje» médico impuesto por la pandemia.

En Bélgica, el Consejo de Estado, máximo tribunal administrativo, suspendió el martes la reciente decisión del gobierno de cerrar teatros y salas de conciertos, alegando que no se había demostrado la necesidad de hacerlo.

En los dos años transcurridos desde el descubrimiento del virus, se han detectado oficialmente más de 282 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, con más de 5,4 millones de muertes. El número de muertes relacionadas con el COVID-19 podría ser, según la OMS, de dos a tres veces mayor, teniendo en cuenta el exceso de mortalidad relacionado directa e indirectamente con el COVID-19.

Artículo anteriorEmily en París: por qué Lucas Bravo (Gabriel) odia la fama
Artículo siguiente«No al cierre injusto»: el mundo cultural en la calle en Bélgica
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.