Inicio Economía Moscú se prepara para cerrar los servicios no esenciales

Moscú se prepara para cerrar los servicios no esenciales

52
0

El Ayuntamiento de Moscú se prepara para un cierre de 11 días de todos los servicios no esenciales a partir del próximo jueves, en un intento de frenar el grave brote de COVID-19 en Rusia.

Los restaurantes, salones de belleza, tiendas de ropa y muebles, pabellones deportivos y escuelas de baile tienen ocho días para organizarse antes del cierre, que la capital anunció el jueves.

El país lleva varias semanas batiendo récords de muertes e infecciones en 24 horas, y las autoridades han tardado en reaccionar ante la baja tasa de vacunación.

En los últimos días, por fin han anunciado sus primeras medidas concretas, como la creación de pases sanitarios o la potenciación del teletrabajo.

El presidente Vladimir Putin ordenó el miércoles una semana de días no laborables a principios de noviembre en toda Rusia.

Moscú es, con mucho, el mayor brote del país, y el alcalde Sergei Sobyanin hizo lo propio, anunciando el jueves que la mayoría de las empresas suspenderían el trabajo desde el 28 de octubre hasta el 7 de noviembre.

Dijo en su blog que esto no afectaría a los lugares de venta de «medicamentos, alimentos y productos de primera necesidad».

«La experiencia demuestra que los días no laborables son la forma más eficaz de reducir el número de casos y muertes, ya que permiten romper el máximo número de cadenas de contaminación en poco tiempo», dijo el Sr. Sobyanin. Estas medidas son tanto más necesarias cuanto que «la situación en Moscú sigue evolucionando según el peor escenario», dijo.

Lea también la noticia :  "Guillaume Canet nos confía el nacimiento de su hijo Marcel

Durante estos once días, los teatros y museos moscovitas podrán seguir recibiendo al público, pero con un aforo reducido a la mitad y con la condición de tener un pase sanitario.

A partir del 8 de noviembre, también será obligatorio el carné sanitario para todos los eventos en Moscú con más de 500 personas.

Récord de muertes

Moscú, como el resto de Rusia, se enfrenta al peor brote de COVID-19 desde el inicio de la pandemia en la primavera de 2020.

El jueves, el país volvió a batir su récord de infecciones y muertes en las últimas 24 horas, con 1.036 nuevos fallecimientos y más de 36.000 nuevos casos, respectivamente.

Según la teniente de alcalde Anastasia Rakova, el número de ingresos hospitalarios se ha triplicado en un mes.

El número total de víctimas mortales asciende ya a más de 227.000, según las cifras del gobierno, lo que convierte a Rusia en el país más afligido de Europa. La agencia nacional de estadísticas, que tiene una definición más amplia de las muertes por COVID-19, situó la cifra de muertos a finales de agosto en un número mucho mayor, 400.000.

Vacunación laboriosa

La tercera ola de la epidemia fue impulsada por la variante Delta, más contagiosa, y por el escaso cumplimiento de las medidas de enmascaramiento y distanciamiento, especialmente en el transporte y los comercios.

Lea también la noticia :  ¿Kate Middleton "lista para ser reina"?

La campaña de vacunación siguió siendo laboriosa debido a la desconfianza y la actitud de espera de los rusos. Menos de un tercio (32,4%) de los rusos se ha vacunado, según el sitio web especializado Gogov.

Vladimir Putin llamó el miércoles a sus compatriotas a mostrar «responsabilidad». Así lo repitió el jueves el primer ministro Mijail Mishutin, que instó a los rusos a «escuchar al presidente».

Después de semanas sin acciones concretas, se han empezado a anunciar las primeras medidas restrictivas en las principales ciudades y regiones.

Pero las autoridades siguen negándose, por el momento, a imponer ningún tipo de confinamiento o toque de queda, por temor a tensar una economía ya frágil.

El país cuenta con varias vacunas de producción nacional, como la Sputnik V. El Sputnik V aún no ha sido aprobado por la Unión Europea (UE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar de que estudios independientes han demostrado su eficacia.

El jueves, un alto funcionario del Ministerio de Sanidad ruso fue citado por la agencia Interfax diciendo que esperaba una nueva visita a Rusia de los inspectores de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) antes de fin de año para finalizar el reconocimiento de Sputnik V.

Artículo anteriorBiden dice que EEUU defendería a Taiwán en caso de ataque chino
Artículo siguienteCOVID-19: una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech con una eficacia del 95,6%.
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.