Inicio Internacional Malí: El jefe de la Junta reúne a los ministros en medio...

Malí: El jefe de la Junta reúne a los ministros en medio de la incertidumbre tras las sanciones

9
0
El jefe de la junta de Malí, el coronel Assimi Goita, preside este lunes un consejo de ministros extraordinario en medio de la incertidumbre sobre el efecto de las sanciones impuestas por los vecinos de África Occidental la víspera. La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) impuso el domingo una batería de medidas de represalia que abren un nuevo periodo de gran incertidumbre para el país, sumido desde hace nueve años en una grave crisis política y de seguridad.

El jefe de la junta de Malí, el coronel Assimi Goita, preside este lunes un consejo de ministros extraordinario en medio de la incertidumbre sobre el efecto de las sanciones impuestas por los vecinos de África Occidental la víspera. La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) impuso el domingo una batería de medidas de represalia que abren un nuevo periodo de gran incertidumbre para el país, sumido desde hace nueve años en una grave crisis política y de seguridad.

La junta ya ha expresado su enfado

Ha castigado duramente el plan de la junta de seguir gobernando el país durante varios años y su incumplimiento de la promesa de celebrar elecciones el 27 de febrero que devolverían a los civiles al poder. El coronel Goïta, que dirige el país desde un primer golpe de Estado en agosto de 2020 y que fue instalado como presidente de transición tras un segundo en mayo de 2021, no ha reaccionado públicamente a las decisiones de la CEDEAO.

La oportunidad de hacerlo llegó en una reunión del consejo de ministros a las 17:00 (locales y GMT) en Bamako. El lunes por la mañana mantuvo una larga sesión de trabajo con el primer ministro instalado por la junta, Choguel Kokalla Maiga, según dijo un funcionario presidencial bajo condición de anonimato.

La Junta ya había expresado su enfado en una declaración leída en la televisión nacional en mitad de la noche por el portavoz gubernamental de uniforme. Denunció las sanciones «ilegales e ilegítimas», acusando a la CEDEAO de dejarse «instrumentalizar por potencias extrarregionales», una referencia obvia a ciertos socios, en primer lugar Francia, que está implicada militarmente en el Sahel pero con la que las relaciones se han deteriorado gravemente desde 2020.

Lea también la noticia :  Kate Middleton: lo que Meghan y Harry tenían planeado para su 40 cumpleaños

Francia apoya a la CEDEAO

En una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Francia dio su «pleno apoyo a los esfuerzos de la CEDEAO», ya que las autoridades malienses han incumplido «una vez más» las exigencias de la CEDEAO y sus propios compromisos.

Estados Unidos dijo estar «profundamente preocupado por la falta de progreso en Malí» e instó a las autoridades malienses a «volver a la democracia de manera oportuna». Rusia pidió apoyo para los «esfuerzos comprensibles» de la junta para «restaurar el orden» y dijo que comprendía «las dificultades a las que se enfrentan las autoridades malienses para preparar las elecciones».

Tras las sanciones, la Junta decidió retirar a sus embajadores en los Estados miembros de la CEDEAO y cerrar las fronteras con estos países, medidas recíprocas en gran medida simbólicas. Anunció para las siguientes horas «todas las medidas necesarias para tomar represalias».

Los expertos entrevistados por la AFP reconocen no tener ni idea de las intenciones del coronel Goïta. Se preguntan si, después de presentar propuestas prácticamente inaceptables para la CEDEAO, como una transición de cinco años más sin elecciones, será más conciliador o no. Señalan que la dureza de su tono hasta ahora es un mal presagio.

Un embargo comercial

Además del cierre de las fronteras y la retirada de los embajadores, la CEDEAO suspendió, con efecto inmediato, todas las transacciones comerciales y financieras de los Estados miembros con Malí, excepto las de bienes de consumo y productos de primera necesidad. También congeló los activos de Malí en los bancos centrales de la CEDEAO y en los bancos comerciales de los Estados miembros y suspendió todas las ayudas y transacciones financieras a favor de Malí de las instituciones de financiación de la organización.

Lea también la noticia :  La disculpa de Boris Johnson tiene una acogida muy fría

Las medidas han empezado a notarse. El Ministerio de Transportes aseguró que «los vuelos de las compañías que no son de Cedeao seguirán sirviendo a los aeropuertos de Malí». Sin embargo, Air France anunció que no podría prestar servicio a Bamako «debido a las tensiones geopolíticas regionales».

El embargo comercial puede tardar más en surtir efecto. En las redes sociales se ha expresado la preocupación por el riesgo de inflación o escasez. En un país pobre y sin salida al mar, plagado de todo tipo de violencia y Covid-19, el embargo impuesto tras el primer golpe de Estado en 2020 y levantado a las pocas semanas se dejó sentir con fuerza.

Una lucha de brazos «necesaria»

Se le atribuye el mérito de haber presionado a los coroneles para que aceptaran ceder el control a civiles elegidos después de 18 meses, compromiso que incumplieron. La propia junta dijo que las sanciones afectarían al pueblo. Daoulata Haïdara, de Bamako, lamenta el enfrentamiento con la CEDEAO: «No sabemos a dónde llevará esto a nuestro país».

Los expertos advierten del peligro de que la CEDEAO reúna detrás de la junta a una población en la que resuena el discurso de la soberanía nacional. «Si se quiere liberar a Malí, este enfrentamiento es necesario para la libertad de Malí», afirma Daoulata Haïdara. Para Lassana Camara, también de Bamako, «la CEDEAO es hoy un club. Y este club va contra África, contra la población de África Occidental.

Artículo anteriorEl caso del exgobernador Andrew Cuomo vuelve a ser desestimado
Artículo siguienteIsabel II: esta nueva medida para garantizar su seguridad
"Especialista en la web. Entusiasta de la cultura pop. Pensador. Adicto a la comida. Experto en viajes. Aficionado al café. Aficionado a la televisión".