Inicio Economía Macron – Le Pen, toma 2

Macron – Le Pen, toma 2

58
0

Ya es otra vez ese momento. Por segunda vez en unas elecciones presidenciales, es de nuevo la candidata populista de derechas Marine Le Pen quien se enfrentará al centrista Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales dentro de quince días. Pero lo que podría parecer una revancha parece estar más cerca que hace cinco años.

Como el escritor Le Figaro, «la sorpresa es que no hay sorpresa». El domingo, el presidente en funciones y candidato de La République en marche se impuso claramente en esta primera vuelta con el 27,6% de los votos en el momento de redactar este informe. Como en 2017, Marine Le Pen, presidenta de la Agrupación Nacional, quedó en segundo lugar con el 23% de los votos, seguida de cerca por el candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon (22,2%). Los dos protagonistas de 2017 ven aumentar su puntuación en 2022 en algunos porcentajes.

Así, la recomposición política iniciada en Francia en 2017 parece continuar, mientras la derecha populista, encarnada por Marine Le Pen, se consolida como primera fuerza de oposición. Los grandes partidos que han marcado la historia de la Quinta República de Francia están ahora en proceso de reorganización.e República, el Partido Socialista (1,7%) y Les Républicains (4,8%) se han hundido literalmente y ahora sólo están en los márgenes. La derecha tradicional (LR), cuya candidata, Valérie Pécresse, podría haber esperado un momento para enfrentarse al presidente en la segunda vuelta, corre el riesgo de no poder ver reembolsados sus gastos de campaña al no haber superado el 5%.

Justo detrás de Marine Le Pen, la izquierda radical de Jean-Luc Mélenchon (LFI) es, sin embargo, la tercera fuerza política del país, con un 22% de los votos. Durante las dos últimas semanas, el llamado «voto útil» ha visto recaer los votos de toda la izquierda.

«Algo nuevo»

Emmanuel Macron, que apenas había hecho campaña hasta entonces, pronunció su primer discurso real de campaña el domingo en la Puerta de Versalles. No nos engañemos», dijo, «nada se juega. […] Quiero tender la mano a todos los que quieran trabajar por Francia. Estoy dispuesto a inventar algo nuevo para aunar convicciones y sensibilidades», anunció el presidente. Estas palabras, sobre las que los analistas se pierden en conjeturas, podrían significar su intención de crear una amplia coalición.

Apuntando directamente a Marine Le Pen, el presidente dijo que quería «una Francia que luche decididamente contra el separatismo islamista, pero no una Francia que impida a los musulmanes y a los judíos comer según los preceptos de su religión». Quiero una Francia que forme parte de una Europa fuerte, no una Francia que, si saliera de Europa, sólo tendría como aliados a la internacional de populistas y xenófobos.

Lea también la noticia :  Habla el último superviviente de los yihadistas de París

Emmanuel Macron agradeció los mítines de todos los que llamaron a votar por él. Desde la candidata de LR, Valérie Pécresse (4,8%), hasta el ecologista Yannick Jadot (4,7%), pasando por la socialista Anne Hidalgo (1,7%) e incluso el comunista Fabien Roussel (2,3%).

Al entrar en esta segunda vuelta con mejores auspicios que en 2017, Marine Le Pen dijo que detrás de este voto se escondía «una elección de sociedad, e incluso de civilización». «De su voto depende el lugar que queremos dar al dinero en nuestra sociedad […] o la posibilidad de jubilarse con buena salud», dijo. «Garantizaré la independencia nacional, controlaré la inmigración y restableceré la seguridad para todos. Por encima de todo, el candidato promete reducir la brecha social. «Es con seriedad que me propongo suturar sin demora las múltiples fracturas sociales, territoriales e institucionales. Pondré a Francia en orden dentro de cinco años.

Como si hubieran querido marcar sus respectivos territorios, Emmanuel Macron celebró su noche electoral en los barrios pijos del oeste de París, Porte de Versailles, mientras que Marine Le Pen estuvo en Vincennes, en el este de la capital, donde históricamente se encontraban los barrios populares.

El tercer hombre de esta campaña, Jean-Luc Mélenchon, estaba visiblemente decepcionado. «Ahora depende de ti. Sabemos a quién no votaremos nunca. Y por lo demás, los franceses son capaces de saber qué hacer, son capaces de decidir qué hacer. No hay que dar un voto a la Sra. Le Pen», concluyó el candidato de la LFI. Una frase que incluso repitió tres veces.

Con más del 20% de los votos, son en gran medida los votantes de Jean-Luc Mélenchon los que tienen la llave de la segunda vuelta. Según los sondeos, el 55% de ellos podría abstenerse, mientras que casi un tercio se siente tentado por Marine Le Pen.

Decepción en Zemmour

El candidato de la derecha nacionalista, Éric Zemmour, que ha sido el alborotador de esta campaña y que contaba con un «voto oculto», ha visto cómo su resultado se hundía hasta el 7,2%. Por ello, los militantes de la Reconquista han acogido con gran decepción este escaso resultado, después de haberse acercado al 16% al inicio de la campaña.

Seguiré defendiendo a Francia y nuestras ideas», dijo. […] Tomo cada uno de sus votos como el grito de un pueblo que no quiere morir. Todo el mundo sabe que nuestras ideas valen mucho más que nuestra puntuación actual». A pesar de sus desacuerdos con Marine Le Pen, llamó inmediatamente a votar por ella. Porque, dice, «frente a Marine Le Pen hay un hombre que ha traído 2 millones de inmigrantes, que no ha dicho una palabra sobre seguridad e inmigración, y que lo hará peor si es elegido». Hay algo mucho más grande que todos nosotros, y es Francia.

Lea también la noticia :  Ucrania: El Papa Francisco está dispuesto a viajar a Moscú para ver a Putin

A pesar de esta evidente derrota, el ex periodista se sitúa claramente por delante de Valérie Pécresse, lo que podría situarle en una posición clave mañana para reorganizar la derecha. Sobre todo si Marine Le Pen sufre una tercera derrota en quince días.

La sede de Valérie Pécresse también parecía un funeral. El candidato está presidiendo la peor derrota de este partido en la historia de la Ve República. Inmediatamente pidió el voto para Emmanuel Macron. «He construido toda mi lucha contra los extremos de la derecha y la izquierda», dijo. El proyecto de Marine Le Pen llevaría al país a la discordia, la impotencia y la quiebra. Su histórica cercanía a Vladimir Putin la desacredita en la defensa de los intereses de nuestro país».

Con esta histórica derrota, se cierra un capítulo para el gran partido heredero del gaullismo. En las próximas semanas, podría estar al borde de la implosión. Además, contra su candidato, Éric Ciotti, que había obtenido el 40% en las primarias de LR, anunció públicamente que no votaría a Emmanuel Macron.

Una nueva campaña

¿Tendrá Emmanuel Macron suficientes reservas para ganar? Pocos observadores lo dudan, aunque el resultado podría ser ajustado en quince días. La abstención, que pasó del 22% al 27% en la primera vuelta, podría ser la gran incógnita en la votación del 24 de abril.

Comienza otra campaña. Por la mañana, Emmanuel Macron estará en la tierra de Marine Le Pen, en los Altos de Francia.

Un primer sondeo realizado el domingo por Ipsos-Sopra Steria da al presidente en funciones el 54% de los votos en la segunda vuelta, frente al 46% de Marine Le Pen.

En las próximas dos semanas, Emmanuel Macron debería intentar resucitar lo que se conoce en Francia como el «frente republicano» contra el candidato de la Agrupación Nacional. Por otro lado, también podría tomar forma un «frente anti-Macron». El resultado no está escrito de antemano.

Artículo anteriorUcrania: Cómo investiga Occidente para probar los crímenes de guerra
Artículo siguienteKristen Stewart: la bonita declaración de su prometido Dylan Meyer por su 32 cumpleaños
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.