Inicio Economía Los ucranianos que eligen el frente antes que el éxodo

Los ucranianos que eligen el frente antes que el éxodo

55
0

Con su bolsa colgada del hombro y un cigarrillo en la boca, Aleksander se sitúa al final de una pequeña fila de hombres frente a un edificio del puesto fronterizo de Medyka, en Polonia, que está pegado a la frontera ucraniana. Está a punto de cruzar a Ucrania, mientras otros, con aspecto ansioso, llegan en la otra dirección por un pequeño camino de piedra. Este hombre de 50 años está a punto de alistarse en el ejército ucraniano. Cuando se le pregunta por los motivos de su decisión, guarda silencio, da una calada de tabaco, rebusca en su bolsillo para coger su teléfono, que sostiene mientras muestra el fondo de su pantalla: una foto de una niña. «Es por ella que vuelvo, por mi familia, es por ella que me alisto en el ejército.

Muchos ucranianos de la diáspora que viven en Polonia, como él, decidieron unirse al frente. En la cola detrás de Aleksander está Vitaly, de 50 años, que se prepara para volver a casa con su mujer, Lela. La pareja, que vive en Ternopil, en el oeste de Ucrania, cruzó la frontera polaca poco después de que comenzara la invasión rusa. Pero dos días después decidieron volver a casa. «Acompañamos a nuestra hija de 25 años a Polonia, que está embarazada, para mantenerla a salvo. Pero no dará a luz en Polonia: está embarazada de cinco meses, y creemos que la guerra terminará antes», dice Vitaly. «Volverá a Ucrania, pero por ahora está a salvo bajo el paraguas de la OTAN», afirma el bon vivant, que dice haber servido en el ejército hace 30 años en la Unión Soviética. «Las sanciones son buenas, pero necesitamos cosas concretas, armas para defendernos, pero eso no detendrá la guerra. Ante la invasión, los países occidentales y la Unión Europea multiplican los envíos de armas y las sanciones financieras contra Moscú.

Lea también la noticia :  Victoria y David Beckham desvelan adorables fotos por el cumpleaños de su hijo Brooklyn

«Lo que está en juego es nuestra tierra

Un poco más adelante, con una gran maleta azul en la mano y una capucha puesta sobre la cabeza, Dmytro Marchenko camina con paso decidido. Este ucraniano de 24 años lleva cinco años viviendo en Polonia, en la ciudad de Łódź, a más de cien kilómetros de Varsovia. Él también quiere tomar las armas para luchar contra la agresión armada de Vladimir Putin. «No tengo miedo, voy a defender a mi país», dice el hombre que no tiene experiencia militar. Sin embargo, desde fuera, no hay ni un ápice de ansiedad en él. «Tendré que aprender todo desde cero, y si tengo tiempo para entrenar, lo aprovecharé. Por un lado, es una decisión difícil, ya he pasado buena parte de mi vida en Polonia, tengo un piso, es como dejarlo todo. Y no sé si volveré alguna vez. Pero en Ucrania, tenemos una defensa territorial, y quiero unirme a la unidad de mi región [près de Kiev] «, continúa el joven de ojos verdes, con aspecto plácido.

Lea también la noticia :  Laeticia Hallyday y Jalil Lespert: fotos de su Navidad familiar en Saint-Martin

Su madre, que vive en Crimea, región anexionada por Rusia en 2014, no quería que regresara. Pero decidió no hacerlo. «Ha habido tensiones con Rusia durante ocho años, y sabíamos que un día explotaría. ¿Por qué esperar a defender nuestro territorio? Tenemos que ir allí. Sólo el hecho de ir a la región de Kiev [bombardée par les forces russes]será complicado y peligroso. Por el momento, mientras no sea seguro, no puedo ir allí, así que me ofrezco como voluntario. En el centro fronterizo de Medyka, muchas personas han mostrado su solidaridad ofreciendo viajes en coche o comidas calientes a los ucranianos que llegan a la frontera, tanto en coche como a pie. «Tengo que ser útil, ya ves cuántas mujeres y niños pasan por aquí y necesitan ayuda. Si alguna vez se despeja el camino para ir a Kiev, entonces iré lo antes posible, por eso he preparado esta maleta.

La esperanza de derrotar al invasor, para Dmytro Marchenko, «no es ni siquiera una cuestión». «Ganaremos al ejército ruso, estoy seguro. En un sentido, son las mujeres y los niños los que se van, y en otro sentido, los hombres los que deciden ir al frente. Conozco a muchas personas de la diáspora que han tomado la decisión de regresar a Ucrania. Es responsabilidad de todos ayudar al ejército. Lo que está en juego es nuestra tierra, nuestro país.

Artículo anteriorInvasión rusa: ¿cuál es la estrategia de fragmentación ucraniana?
Artículo siguientePamela Anderson: Tommy Lee, Adil Rami, Francia, DALS… la otra cara de un ídolo
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.