Inicio Economía Los sudaneses siguen plantando cara al ejército

Los sudaneses siguen plantando cara al ejército

42
0

Los sudaneses hostiles al golpe de Estado del general Abdel Fattah al-Burhane mantuvieron el domingo las barricadas en Jartum, decididos a plantar cara al ejército mientras al menos una docena de manifestantes morían en actos de violencia durante la semana, según fuentes médicas.

Un sindicato de médicos prodemocráticos, que había contabilizado al menos tres muertos el sábado y un centenar de heridos, anunció también el domingo la muerte de dos manifestantes, de 22 y 19 años. Ambos habían recibido un disparo en la cabeza: uno murió el lunes y el otro sucumbió a sus heridas la madrugada del domingo.

En total, desde que los sudaneses entraron en «desobediencia civil» el lunes, una docena de manifestantes han muerto a manos de las fuerzas de seguridad y casi 300 personas han resultado heridas, según el sindicato.

El sábado, decenas de miles de personas se echaron a la calle para protestar contra la decisión tomada el lunes por el general Burhane -entonces jefe del ejército y de las autoridades de la transición- de disolver todas las instituciones del país, ya sumido en el estancamiento económico y asolado por décadas de conflicto.

La policía, que reconoció haber disparado botes de gas lacrimógeno en la capital, negó haber disparado munición real contra los manifestantes.

Lea también la noticia :  Putin acusa a los bombarderos occidentales de acercarse a menos de 20 km de Rusia

Despliegue de seguridad

Los sudaneses de Jartum y de varias provincias del este corearon «No al gobierno militar» y «No al regreso» en un país que sale en 2019 de 30 años de dictadura de Omar al-Bashir, que fue derrocado por el ejército bajo la presión de la calle. Las protestas también han sacudido las regiones de Kordofán del Norte (oeste) y Nilo Blanco (sur), indicaron corresponsales de la AFP.

Tras una noche tranquila, los habitantes de la capital levantaron el domingo por la mañana nuevas barricadas con piedras, ladrillos y neumáticos, mientras soldados y paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido patrullaban las calles. La poderosa fuerza paramilitar, dirigida por el número dos del general Burhane, está acusada de participar en la represión de la «revolución» de 2019, que dejó más de 250 muertos.

Las fuerzas de seguridad establecieron varios puestos de control y registraron a los transeúntes y los coches en Jartum, donde la mayoría de los comercios permanecen cerrados, señal de que la «huelga general» convocada por los sindicatos el lunes es seguida por amplios sectores de la sociedad.

Las comunicaciones telefónicas, que se cortaron el sábado, se restablecieron en general el domingo por la mañana, mientras que Internet siguió siendo en gran medida inaccesible.

Lea también la noticia :  La realeza participará en 'Dancing with the Stars

La comunidad internacional ha condenado casi unánimemente el golpe, exigiendo el regreso de las autoridades civiles al poder, empezando por el primer ministro Abdallah Hamdok, que fue detenido por el ejército antes del amanecer del lunes, junto con la mayoría de los demás ministros y funcionarios civiles. Hamdok fue escoltado a su casa por el ejército el martes, pero sigue bajo «arresto domiciliario», según el enviado de la ONU a Sudán, Volker Perthes, que el domingo habló de una posible «mediación» con el líder derrocado.

Un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores sudanés también expresó su «decepción» al embajador del Reino Unido en Sudán después de que éste publicara un vídeo en el que condenaba el golpe y pedía la liberación de «todos los detenidos», según tuiteó el domingo la embajada británica.

Desde agosto de 2019, Jartum contaba con autoridades civiles-militares encargadas de dirigir la transición hacia un gobierno plenamente civil, tras el derrocamiento del dictador Bashir en abril de ese año. Pero tras más de dos años de una delicada transición minada por las divisiones entre los dos clanes civiles y militares y dentro de ellos, el acuerdo se ha hecho añicos en las últimas semanas, terminando con el golpe de Estado.

Artículo anteriorIndia: El primer ministro Narendra Modi invita al Papa Francisco a visitar el país
Artículo siguienteJada Pinkett Smith se sincera sobre su sexualidad con Will Smith
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.