Inicio Economía Los sudaneses están decididos a no abandonar la transición democrática

Los sudaneses están decididos a no abandonar la transición democrática

93
0

Los manifestantes continuaron sus protestas en Sudán el lunes por la noche, denunciando un golpe militar y la detención de muchos líderes, con tres personas muertas y 80 heridas por los militares en Jartum, según un sindicato de médicos pro-democracia.

Seis países occidentales -Gran Bretaña, Irlanda, Noruega, Estados Unidos, Estonia y Francia- han solicitado una reunión de emergencia a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Sudán, que se celebrará el martes por la tarde, según informaron diplomáticos.

El general Abdel Fattah al-Burhane anunció el lunes en la televisión sudanesa la disolución de las autoridades de transición. El primer ministro Abdallah Hamdok, su esposa y al menos siete funcionarios civiles -ministros y miembros civiles del Consejo de Soberanía, la máxima autoridad de la transición- fueron detenidos por los militares, según Amnistía Internacional.

La ONU pidió la «liberación inmediata» del primer ministro, y Occidente condenó su detención. Moscú calificó el golpe de «resultado lógico de una política fracasada» acompañada de una «amplia injerencia extranjera».

Gobierno disuelto

El lunes por la noche circulaban por las redes sociales imágenes de manifestantes decididos a no abandonar la transición democrática iniciada tras la destitución del dictador Omar al-Bashir en 2019.

Los enfrentamientos estallaron en Jartum tras el discurso televisado del general Burhane. El Ministerio de Información dijo que los soldados «dispararon munición real contra los manifestantes que se oponían al golpe militar frente al cuartel general del ejército». Tres manifestantes murieron y unos 80 resultaron heridos cuando los militares dispararon, según fuentes médicas.

Lea también la noticia :  Estados Unidos: Biden confía en las pruebas, no en las restricciones, para hacer frente a Omicron

«El pueblo ha elegido un Estado civil» y «no un gobierno militar», coreaban los manifestantes en Jartum, donde barricadas ardientes de neumáticos y piedras cortaban las carreteras, principalmente en torno al cuartel general del ejército.

En este pobre país del este de África, que ha estado bajo un gobierno militar e islamista durante la mayor parte de sus 65 años de independencia, la transición hace tiempo que se tambalea.

En abril de 2019, el ejército puso fin a los 30 años de gobierno de Omar al-Bashir bajo la presión de una movilización de masas. En agosto de ese mismo año, el Consejo de Soberanía, compuesto a partes iguales por civiles y militares, tomó el control del país, prometiendo las primeras elecciones libres a finales de 2023.

Pero el lunes, el general Abdel Fattah al-Burhane apareció en la televisión estatal, invadida antes por los militares, repitiendo que seguía queriendo «una transición a un Estado civil y elecciones libres en 2023», aunque todos los dirigentes habían sido relevados de sus funciones.

El gobierno y el Consejo Soberano fueron disueltos, los prefectos y ministros destituidos y se declaró el estado de emergencia en todo el país, según el general.

Suspensión de la ayuda estadounidense

A última hora de la tarde, un sindicato de médicos prodemocráticos contaba las primeras víctimas de las balas del «ejército», mientras se multiplicaban las instituciones que llamaban a la «desobediencia civil» y a la «huelga general» (ingenieros, médicos, Banco Central), haciéndose eco del llamamiento de la oficina del señor Hamdok a «manifestarse» para «salvar» la «revolución» de 2019.

Lea también la noticia :  Charlotte Gainsbourg se sincera sobre la relación con su padre

Tras pedir «a los militares que liberen inmediatamente a todos los actores políticos, que los protejan» y que dejen de utilizar «la violencia», Washington, cuyo enviado Jeffrey Feltman estuvo en el despacho del primer ministro el día anterior, anunció la suspensión de 700 millones de dólares de ayuda financiera a Sudán.

Temiendo por la vida del jefe de gobierno, la oficina de Abdallah Hamdok advirtió que las autoridades militares eran «plenamente responsables» de su suerte, en un país ya sacudido por un golpe de Estado frustrado en septiembre.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que temía un «desastre» si «Sudán retrocede». […] tras décadas de dictadura». El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, condenó el «golpe militar» e instó a respetar la «carta constitucional».

Este texto firmado por todos los actores anti-Bashir en 2019 establece la hoja de ruta para la transición, con la que el general Burhane ha dicho que sigue comprometido una vez que se haya nombrado un nuevo gobierno y un Consejo Soberano.

Artículo anteriorLa COP26 de Glasgow se inaugurará en un ambiente sombrío por culpa de China
Artículo siguienteBritney Spears acusa a su familia de «herirla más de lo que nunca sabrán
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.