Inicio Economía Los rebeldes amenazan con marchar hacia la capital

Los rebeldes amenazan con marchar hacia la capital

110
0

El enviado de Estados Unidos para el Cuerno de África visitará Etiopía el jueves y el viernes para pedir una solución pacífica en el país, donde los grupos rebeldes amenazan con marchar sobre la capital, Addis Abeba.

Los rebeldes del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), que llevan un año luchando contra el ejército etíope en el norte, afirmaron el fin de semana haber tomado las ciudades de Dessie y Kombolcha, situadas en un cruce de carreteras estratégico a 400 kilómetros al norte de Addis Abeba.

Mientras tanto, el Ejército de Liberación Oromo (OLA), un grupo rebelde aliado del TPLF, anunció que había capturado ciudades más al sur a lo largo de la carretera que conduce a la capital.

«Si las cosas siguen en el impulso actual, entonces (la toma de Addis Abeba) es cuestión de meses, si no de semanas», declaró el miércoles a la AFP el portavoz del OLA, Odaa Tarbii, quien aseguró que la caída del primer ministro Abiy Ahmed es «una conclusión inevitable».

El miércoles por la noche, un portavoz del TPLF, Getachew Reda, dijo que la organización estaba intentando, junto con el OLA, tomar el control de Kemissie, a unos 325 kilómetros de la capital.

«Las operaciones conjuntas continuarán en los próximos días y semanas», añadió Getachew en Twitter.

El gobierno niega cualquier avance rebelde, pero el martes declaró el estado de emergencia en todo el país, mientras que los residentes de Addis Abeba fueron llamados a organizarse para defender su ciudad.

Las comunicaciones están cortadas en gran parte del norte de Etiopía y el acceso de los periodistas a la zona está restringido, lo que dificulta la verificación independiente de las posiciones sobre el terreno.

Lea también la noticia :  Guerra en Ucrania: qué recordar en el 52º día de la invasión rusa

Detenciones

La escalada de los últimos días preocupa a la comunidad internacional. «Estados Unidos está cada vez más preocupado por la creciente escala de las operaciones de combate y la violencia intercomunitaria», dijo el miércoles un portavoz diplomático estadounidense, al anunciar una visita a Etiopía el jueves y el viernes de su enviado para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman.

El miércoles, el primer ministro Abiy Ahmed acusó a la alianza rebelde de «destruir el país», convirtiéndolo en Libia o Siria.

En Addis Abeba, los residentes preocupados manifestaron el miércoles su apoyo al gobierno. «Son los enemigos de Etiopía, hay que eliminarlos y para ello todos tenemos que someternos al estado de emergencia», dijo Azmeraw Berhan, un autónomo.

Bajo el estado de emergencia, las autoridades podrán alistar a «cualquier ciudadano en edad de combatir que posea un arma» o suspender los medios de comunicación sospechosos de «prestar apoyo moral directo o indirecto» al TPLF, según la empresa estatal Fana Broadcasting Corporate.

Getachew Reda describió estas medidas como «carta blanca para encarcelar o matar a los tigres».

Dos abogados que siguen la pista a las detenciones arbitrarias de tigreños dijeron el miércoles a la AFP que habían recibido informes de decenas de personas detenidas por la policía en Addis Abeba desde que se anunció el estado de emergencia.

El conflicto de Tigray, que comenzó en noviembre de 2020, ha dado un giro espectacular en los últimos meses.

Abiy Ahmed, Premio Nobel de la Paz 2019, declaró la victoria el 28 de noviembre tras enviar al ejército a la región para desalojar a las autoridades disidentes del TPLF a las que acusó de atacar las bases militares federales.

Lea también la noticia :  Guerra en Ucrania: qué recordar en el 85º día de la invasión rusa

Pero en junio, los combatientes del TPLF habían retomado la mayor parte de la región. El gobierno retiró sus tropas y declaró un alto el fuego unilateral el 28 de junio, pero los rebeldes continuaron su ofensiva en las regiones vecinas de Afar y Amhara.

«Crímenes contra la humanidad»

El periodo comprendido entre el 3 de noviembre y el 28 de junio estuvo marcado por numerosos abusos, «algunos de los cuales pueden constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad», según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía en una investigación conjunta hecha pública el miércoles.

El informe cita ejecuciones extrajudiciales, torturas, secuestros, saqueos y violencia sexual, incluida la violación en grupo de mujeres y hombres.

El ACNUDH dijo que también había documentado abusos ocurridos después del periodo de investigación, incluida la muerte en septiembre de 47 civiles en la aldea amhara de Chenna, en poder del TPLF.

Abiy Ahmed subrayó que el informe no establecía ninguna prueba de genocidio en Tigray, pero la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, respondió que la investigación no había establecido ni descartado estas acusaciones, que requieren una mayor investigación.

Los 12 meses de conflicto también han sumido al norte de Etiopía en una grave crisis humanitaria, con varios cientos de miles de personas al borde de la inanición.

Artículo anteriorAmpliación de la vacunación de refuerzo: ¿tendremos una nueva dosis cada seis meses?
Artículo siguienteEva Longoria, Salma Hayek y Miley Cyrus se reunieron en la gala del LACMA
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.