Inicio Economía Los obispos franceses acuerdan indemnizar a las víctimas de agresiones sexuales

Los obispos franceses acuerdan indemnizar a las víctimas de agresiones sexuales

37
0

Los obispos católicos franceses afirmaron el lunes que las víctimas de la pedocriminalidad en la Iglesia serán compensadas a través de un fondo financiado por la venta de bienes inmuebles o «un préstamo», un mes después de la publicación de un informe de choque sobre la violencia sexual en el seno de la institución.

Los prelados, reunidos en Lourdes, importante lugar de peregrinación católica en el suroeste del país, anunciaron medidas concretas tras reconocer el viernes la «responsabilidad institucional» de la Iglesia en estos actos de pedocriminalidad y su «dimensión sistémica».

Se creará un «organismo nacional independiente de reconocimiento y reparación», dirigido por un jurista, para investigar las reclamaciones de las víctimas, según declaró a la prensa el presidente de la Conferencia Episcopal Francesa (CEF), Javier Solana.gr Éric de Moulins-Beaufort.

Estará presidida por Marie Derain de Vaucresson, funcionaria del Ministerio de Justicia y especialista en derechos del niño, que «determinará las normas de funcionamiento de esta comisión», dijo.

«La reparación financiera formará parte de la respuesta, pero no automáticamente», dijo el Sr. Derain.yo Derain de Vaucresson al periódico La Croixsubrayando que «dependerá realmente de cada víctima».

Lea también la noticia :  Líbano: "Estamos en una de las peores fases de la historia del país", advierte Alexandre Najjar

«Algunos expresaron la simple necesidad de saber si su agresor seguía vivo, otros de reunirse con alguien que se preocupara por su situación: el propio agresor o el obispo de la época», dijo el abogado.

Los obispos decidieron contribuir al fondo de indemnización de las víctimas «desprendiéndose de los bienes inmuebles de la Conferencia Episcopal Francesa y de las diócesis». Si fuera necesario, «se podría pedir un préstamo para anticiparse a las necesidades», según el Sr. Mgr de Moulins-Beaufort.

En otro comunicado, los obispos piden al Papa que envíe un equipo de visitadores para evaluarles sobre la protección de los menores y «dar, si es necesario, el seguimiento necesario a su visita».

Además, nueve «grupos de trabajo» se encargan de reflexionar sobre el «gobierno» de la Iglesia, bajo la responsabilidad de los laicos. Se trata de una respuesta a los grupos de fieles que vienen reclamando con fuerza más espacio para los laicos, incluidas las mujeres, en la Iglesia.

«De las palabras a los hechos

Los obispos prometieron «gestos» y un «calendario» de medidas para una «traducción concreta» de las 45 recomendaciones de la comisión ICASE, dirigida por Jean-Marc Sauvé.

Lea también la noticia :  "Habrá empleos en todo el país", promete Joe Biden tras la votación de su plan

El informe Sauvé calcula que 330.000 personas mayores de 18 años han sufrido abusos sexuales desde 1950, cuando eran menores, por parte de clérigos, religiosos o personas relacionadas con la Iglesia.

Las víctimas acogieron con satisfacción los anuncios de los obispos el lunes. «Es muy positivo», dijo Jean-Luc Souveton, una de las cinco víctimas presentes en Lourdes al inicio de la reunión, «es un reconocimiento real de las expectativas de las víctimas y de lo que pedía la comisión Sauvé».

Para François Devaux, cofundador de La Parole Libérée, «pasamos de las palabras a los hechos». «Los obispos están de espaldas a la pared», juzgó el cofundador de la asociación, ahora disuelta, que se creó en 2015 en Lyon para denunciar la actuación de un capellán diocesano, el padre Bernard Preynat, y el silencio del entonces arzobispo, el cardenal Barbarin. Pero también consideró que el reconocimiento de la responsabilidad de la institución «debería haberlo hecho primero el Papa, por la Iglesia en el mundo».

Artículo anteriorSe necesitan billones de dólares para adaptarse al calentamiento global
Artículo siguienteBlake Lively – Su biografía y todas sus noticias
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.