Inicio Economía Los gigantes del armamento se libran de la crisis económica de COVID-19

Los gigantes del armamento se libran de la crisis económica de COVID-19

105
0

Los gigantes del armamento no se vieron afectados en gran medida por los efectos de la crisis económica COVID-19 el año pasado, y sus ventas aumentaron por sexto año consecutivo.

Las ventas de las 100 mayores empresas de defensa alcanzaron un nuevo máximo de 531.000 millones de dólares (470.000 millones de euros) en 2020, y más de la mitad de esa cifra correspondió a empresas estadounidenses, según un informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (Sipri) publicado el lunes.

Esto representa un aumento interanual del 1,3% en sus ventas de armas y servicios militares, mientras que, al mismo tiempo, la economía mundial ha caído más del 3%, dijo la organización de investigación con sede en Suecia, cuyo trabajo es una referencia en este campo.

La facturación de los 100 mayores grupos armamentísticos no ha dejado de aumentar desde 2015, con un incremento total del 17%, según el Sipri.

Sin embargo, el crecimiento fue más débil en 2020 que en 2019, cuando el top 100 vio cómo las ventas se disparaban un 6,7%.

A excepción de las empresas rusas (-6,5% de ventas) y francesas (-7,7%), las demás naciones líderes vieron crecer sus grandes empresas el año pasado.

Cinco gigantes estadounidenses vuelven a monopolizar la cima de la clasificación mundial: Lockheed Martin (cazas F-35, misiles, etc.) se consolida en el primer puesto con unas ventas de armas de 58.200 millones de dólares, por delante de Raytheon Technologies, nuevo número dos tras una importante fusión, y después de Boeing, Northrop Grumman y General Dynamics.

Lea también la noticia :  Pareja real: Isabel II y el Príncipe Felipe, los inseparables

La británica BAE Systems fue la primera empresa europea (6e) con Airbus (11e). La empresa china Norinco (7e) Avic (8e) y ECCC (9e) y la americana L3Harris (10e) completan el top 10.

Según el instituto, la resistencia de las grandes empresas a la difícil situación económica de 2020 se explica, en particular, por las políticas de apoyo presupuestario aplicadas frente a la pandemia y los efectos de los confinamientos.

El sector «se ha visto protegido en gran medida por la continua demanda gubernamental de equipos militares», afirma Sipri.

El mercado de las armas, caracterizado por pedidos repartidos a lo largo de varios años, es también menos sensible a los caprichos de la economía.

Pero la industria de la defensa no fue totalmente inmune a la COVID-19, especialmente en el aspecto industrial. «En muchos casos, las medidas adoptadas para frenar el virus han interrumpido las cadenas de suministro y retrasado las entregas», señala Sipri.

El informe cita el caso de Thales, la primera empresa francesa -excluyendo a Airbus- en la clasificación (14e), que achacó a la contención una caída del 6% en su facturación de 2020.

Lea también la noticia :  ¿Genocidio o crímenes de guerra contra la población civil en Ucrania?

Como los problemas de abastecimiento logístico se multiplican en 2021, «es posible que estas dificultades se reflejen en sus ventas» este año, como prevé, por ejemplo, Lockheed Martin, señala Lucie Béraud-Sudreau, responsable del seguimiento del gasto militar en Sipri.

Detrás de las 41 empresas estadounidenses del Top 100 y su cuota del 54%, 26 empresas europeas se llevaron el 21% de las ventas totales. Le siguen China (13% del total, con cinco empresas) y Rusia (5%, nueve empresas).

Contando los países europeos por separado, China ocupa el segundo lugar y el Reino Unido el tercero (siete empresas, 7,1%), por delante de Rusia (nueve empresas, 5%) y Francia (seis empresas, 4,7%).

«El ascenso de China como gran productor de armas ha sido impulsado por su deseo de ser más autosuficiente en su producción y por los ambiciosos programas de modernización» de sus ejércitos, señala Sipri.

Otros 15 países albergan empresas entre las 100 primeras del mundo: Japón (5), Alemania y Corea del Sur (4), Israel e India (3), Italia (2), así como Canadá, Singapur, Turquía, Suecia, Polonia, España, Ucrania y los Emiratos Árabes Unidos (1).

Como muchos grupos tienen también actividades civiles, como Boeing o Airbus, el Sipri sólo contabiliza sus ventas militares.

Artículo anterior«Que se pongan lo que quieran»: el comprometido discurso de Lourdes León sobre la feminidad
Artículo siguienteEstados Unidos: al menos 64 muertos en tornados «históricos»
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.