Inicio Economía Las poderosas imágenes de la masacre de Boutcha con muy poco potencial...

Las poderosas imágenes de la masacre de Boutcha con muy poco potencial de perturbación

78
0

Un «safari [russe] en Ucrania». La imagen utilizada el lunes por el alcalde de Butcha, Anatoli Fedorouk, para describir los abusos perpetrados por las fuerzas armadas de Vladimir Putin contra los civiles ucranianos durante la ocupación de su ciudad es impactante.

En la emisión de la cadena estadounidense CNNel hombre dijo que creía que el ejército ruso había recibido «luz verde» del Kremlin y del ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, para cometer las atrocidades reveladas en los dos últimos días tras la salida del ocupante de la región de Kiev. «No pudieron tomar la ciudad, así que descargaron su frustración en Butcha y sus alrededores» matando a civiles «indiscriminadamente», dijo mientras denunciaba el «cinismo» de Moscú.

Un horror que se revela al mundo cuerpo a cuerpo, en los suburbios de la capital ucraniana, pero con la escasa esperanza de que la indignación que despierta a escala internacional cambie radicalmente el curso de esta guerra que, desde el 24 de febrero, se hunde cada vez más en la inhumanidad.

Las imágenes que salen de Ucrania son insoportables y llaman aún más a Occidente a reaccionar para poner fin a este conflicto oponiéndose a la Rusia de Putin», resumió el autor en una entrevista con Duty Coronel retirado Pierre St-Cyr, ex agregado de defensa canadiense en Ucrania durante la invasión rusa de 2014. Pero los riesgos de llevar este conflicto más allá de las fronteras de la ex república soviética al resto del continente europeo siguen siendo muy altos, y eso no debería hacer que la OTAN cambie su posición».

«La lógica geoestratégica contra la intervención militar directa de Occidente no ha cambiado, dice el historiador estadounidense Devin Pendas, especialista en crímenes de guerra del Boston College, unido en Massachusetts. Rusia sigue teniendo casi 6.000 armas nucleares, y nadie va a arriesgarse a una guerra nuclear, por muy bárbaros que hayan sido los soldados rusos».

El balance de las masacres de civiles por parte de las fuerzas armadas rusas siguió oscureciéndose el lunes, ya que la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, dijo al televisión nacional En una declaración a la televisión nacional, el Presidente de la República dijo que los descubrimientos realizados en la ciudad de Borodianka, vecina de Boutcha, iban a ser «peores» que los de los últimos días. Su oficina también abrió una investigación después de que los cuerpos de cinco hombres, «civiles desarmados», fueran encontrados «torturados» y luego «asesinados» en el sótano de un hospital infantil en las afueras de Kiev.

Lea también la noticia :  Se aprueba la vacuna infantil de Pfizer en EE.UU. y se espera que le siga Canadá

Estas víctimas se suman a la larga lista de «crímenes de guerra» meticulosamente documentados por Ucrania, más para responsabilizar a los autores que para convertirlos en el punto de ruptura de esta invasión que, desde el 24 de febrero, se ha convertido en una guerra de desgaste.

«Trágicamente, la publicidad que rodea a las masacres durante un conflicto no cambia el significado de una guerra», continúa Pendas, refiriéndose tanto a los abusos revelados durante el genocidio de Ruanda como a las masacres de civiles y las violaciones a gran escala perpetradas en 1937 por el ejército japonés en la ciudad china de Nanjing. Una tragedia documentada por los misioneros estadounidenses de la época, pero que no hizo más que abrir la puerta a una expresión de indignación estadounidense dirigida a la misión diplomática japonesa en Washington.

«Japón en los años 30, al igual que Rusia en la actualidad, era un poderoso estado imperial, que parecía demasiado peligroso para atacarlo directamente, recuerda el historiador. Hubo protestas y acciones aisladas de ayuda humanitaria, pero ninguna intervención significativa en esta segunda guerra chino-japonesa.»

Dice que las pocas intervenciones de la OTAN tras las masacres de Bosnia, Kosovo y Libia se hicieron bajo la apariencia de intervención humanitaria, ciertamente, pero cuando los autores eran «Estados pequeños, militarmente débiles y diplomáticamente aislados».

Concierto de indignación

Por cierto, el lunes, el Ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Yoshimasa Hayashi, condenó enérgicamente los «actos de violencia excepcionalmente crueles contra los civiles». [qui] que tuvo lugar cerca de Kiev». Lo hizo tras una reunión con su homólogo polaco, Zbigniew Rau, en Varsovia, sumándose al coro de indignación de la comunidad internacional tras los descubrimientos masivos de asesinatos de civiles en territorio ucraniano.

«Lo que ocurrió el fin de semana es completamente indignante, injustificable y chocante», dijo la máxima diplomática de Canadá, Melanie Joly, en una rueda de prensa al margen de su viaje a Finlandia. A continuación, Ottawa anunció su intención de imponer nuevas sanciones «a nueve rusos y nueve bielorrusos por facilitar y permitir violaciones de la soberanía, la integridad territorial y la independencia de Ucrania», mientras que por la tarde los diputados federales aprobaron una moción de condena de «los crímenes contra la humanidad y los crímenes de guerra cometidos en Ucrania».

El presidente estadounidense, Joe Biden, pidió un «juicio por crímenes de guerra» contra Vladimir Putin y dijo que quería imponer «sanciones adicionales» a Rusia, que Estados Unidos y sus aliados se disponen a detallar esta semana.

Lea también la noticia :  En el juicio de Maxwell, el piloto de Epstein menciona nombres famosos sin acusarlos

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, prometió «anuncios de ayuda militar adicional en los próximos días» para Ucrania, sin dar más detalles y sin anunciar un cambio en la estrategia de Estados Unidos hacia el conflicto.

Ver para creer

«La masacre de civiles en Ucrania podría cambiar la opinión pública y reforzar el movimiento de oposición a esta guerra, pero para ello las imágenes tendrían que difundirse también en Rusia, lo que no es el caso», argumenta Pierre St-Cyr, recordando de paso el efecto movilizador de la masacre de My Lai en Vietnam en 1968, contra la guerra emprendida en ese país asiático por Estados Unidos.

Entre 350 y 500 civiles, entre ellos mujeres, niños y bebés, fueron masacrados con una violencia sin precedentes por un batallón del ejército estadounidense en este pueblo de la región de Quang Ngai. La tragedia, que salió a la luz más de un año después tras un intento de encubrimiento, despertó la ira y la indignación de los estadounidenses. «Cuando el horror de la guerra empezó a emitirse por televisión a la hora de la cena, la gente empezó a pedir cuentas a sus dirigentes.

Sin embargo, este escenario sigue siendo improbable, ya que el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, siguió calificando el lunes de «falsas» las imágenes de cuerpos civiles asesinados y mutilados en la región de Kiev, reiterando de paso las acusaciones del Kremlin contra una campaña de «propaganda» y «desinformación» orquestada por Ucrania, según Moscú.

Una realidad alternativa que debe seguir contradiciendo los hechos y las imágenes de otras ciudades de Ucrania que han sido liberadas de los rusos, dijo el lunes el alcalde de Boutcha, Anatoli Fedorouk. «Podemos esperar ver las mismas escenas en todo el territorio, en Kiev, Mariupol, Kherson…», dijo en la CNN. » [Les Russes] no pueden avanzar militarmente, porque las fuerzas armadas ucranianas los han detenido, así que torturan a los civiles. Así es como se comportan. Se trata de la llamada desnazificación de Ucrania vendida por el presidente ruso, Vladimir Putin, pero que en realidad no es más que la deshumanización de los ucranianos».

Con la Agencia France-Presse

Artículo anteriorMás de dos tercios de los africanos pueden haber tenido Covid-19
Artículo siguienteBella Hadid debutará como actriz en una serie
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.