Inicio Economía La influencia de Trump se topa con un muro en Georgia

La influencia de Trump se topa con un muro en Georgia

77
0

El expresidente estadounidense Donald Trump sufrió dos importantes derrotas en las primarias del Partido Republicano en el estado de Georgia el martes por la noche.

El actual gobernador, Brian Kemp, que ha sido objeto de incesantes ataques desde 2020 por no abrazar la teoría de la conspiración del robo electoral promovida por el multimillonario destituido, aplastó a su oponente, el exsenador David Perdue, respaldado por el señor Trump, al obtener más de tres cuartas partes de los votos emitidos.

La campaña del potro de Donald Trump se ha caracterizado por la repetición obsesiva de la mentira de que las elecciones presidenciales de 2020 otorgaron la victoria a Joe Biden debido a un fraude electoral que nunca se ha demostrado.

El secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, también le dio una severa bofetada al ex inquilino de la Casa Blanca al confirmar su candidatura para las próximas elecciones de medio término. Ganó más del 50% de los votos contra su oponente, la diputada Jody Hice, que fue apoyada apasionadamente por Donald Trump para derribar a una fuerte figura de la oposición a su teoría del fraude electoral.

Lo recordamos: Brad Raffensperger resistió las presiones del ex presidente, que tras su derrota en 2020, buscó la manera de que este electo anulara el resultado de la votación y recuperara ilegalmente Georgia, que cayó por una escasa mayoría del 0,23% ante el demócrata Joe Biden.

En una llamada telefónica en enero de 2021, cuatro días antes del ataque al Capitolio, la ex estrella de la telerrealidad pidió al secretario de Estado que le «buscara» 11.780 votos, a lo que el hombre se negó, provocando la ira del populista. La llamada telefónica grabada por Raffensperger fue revelada por el Washington Post y mencionado en el segundo proceso de impeachment contra el ex presidente, después de que sus partidarios atacaran el poder legislativo estadounidense el 6 de enero de 2021.

Llamada a la prudencia

El intento de Donald Trump de erradicar del panorama electoral a sus oponentes en el Partido Republicano es un completo fracaso en Georgia. El fiscal general del estado, Chris Carr, la tercera bestia negra del populista en el estado sureño, ganó las primarias contra el candidato John Gordon, que también hizo campaña con la espuria afirmación del ex presidente sobre el fraude electoral masivo.

Lea también la noticia :  Estados Unidos: un coche se estrella contra un desfile de Navidad, matando a varias personas e hiriendo a otras

El martes por la noche, en TwitterEl republicano Chris Christie, exgobernador de Nueva Jersey y exasesor de Trump, alabó la victoria de Brian Kemp y, sobre todo, el gesto de los votantes de Georgia que, dijo, se resistieron al festival de «venganza» de Donald Trump a nivel nacional.

«Las victorias de Kemp y Raffensperger tienden a mostrar que el papel de Trump como creador de reyes no es ilimitado en todo el país», resume en una entrevista el politólogo Simon Gilhooley, profesor del Card College de Nueva York. Pero hay que tener cuidado. Si su apoyo a un candidato no fue suficiente en este caso para elegir al ganador, su influencia no se disipa, y prometer lealtad al ex presidente aún puede dar resultados electorales».

La diputada por Georgia Marjorie Taylor Greene, megáfono de los populistas pero también figura estadounidense del movimiento conspirativo, lo demostró el martes por la noche al evitar la derrota, por delante de varios candidatos menos radicales que esperaban impedir que se presentara de nuevo el próximo noviembre.

El apoyo de Trump funciona mucho mejor en los candidatos que son menos conocidos, lo que no fue el caso aquí», dijo Scott H. Ainsworth, director del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Georgia, contactado por Le Devoir en Atenas, en ese estado del sur. Pero en general, las votaciones del martes indican que el efecto de las elecciones de 2020 se está desvaneciendo entre el electorado, aunque parece que está ocurriendo más lentamente entre los partidarios de Donald Trump.»

Duelo de líderes

A la luz de los resultados del martes por la noche, el gobernador Brian Kemp se prepara ahora para cruzar espadas con la demócrata Stacy Abrams este noviembre, en una revancha tras su primer enfrentamiento en 2018.

Lea también la noticia :  Britney Spears: este nuevo conflicto con su hermana, Jamie Lynn

«Incluso en medio de unas primarias difíciles, los conservadores de nuestro estado no escucharon el ruido», dijo el gobernador del estado durante su discurso de victoria ante la multitud en el Salón de la Fama del Fútbol Universitario de Atlanta. «Pero quiero ser perfectamente claro con todos ustedes aquí esta noche: nuestra batalla está lejos de terminar. Esta noche comienza la lucha por el alma de nuestro estado, para asegurar que Stacey Abrams no se convierta en nuestra gobernadora o en la próxima presidenta.»

Tras su derrota en 2018, la demócrata había acusado a su oponente de aprobar un conjunto de leyes para limitar el acceso a las urnas de la población afroamericana de Georgia. Posteriormente se convirtió en una firme defensora de la igualdad de acceso a las urnas y en una firme opositora a las medidas discriminatorias aprobadas por los republicanos. Esto incluye la redistribución de los distritos para diluir el voto demócrata en varios condados y la supresión del registro de votantes.

En general, las votaciones del martes indican que el efecto de las elecciones de 2020 se desvanece entre el electorado

Las campañas de Myo Abrams han contribuido a movilizar aún más el voto afroamericano en las elecciones presidenciales de 2020. Una tendencia de la que podría beneficiarse el próximo noviembre.

«Todavía es demasiado pronto para predecir el resultado de las elecciones», dice Simon Gilhooley, «pero las encuestas muestran un alto número de indecisos que podría inclinar la balanza a favor de Stacey Abrams».

Georgia, un bastión republicano, se ha convertido en un campo de batalla debido a sus cambios demográficos. «Las elecciones de mitad de mandato van a ser duras para ambos partidos», prosigue el politólogo, y las miradas estarán puestas, sin duda, en este estado clave en noviembre.

Artículo anteriorIncidentes en el Stade de France: los británicos se alzan contra la versión de los hechos de las autoridades francesas
Artículo siguiente¿El Príncipe Andrés volverá pronto con la Familia Real?
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.