Inicio Economía La batalla de Severodonetsk continúa y Ucrania teme por el resto de...

La batalla de Severodonetsk continúa y Ucrania teme por el resto de su territorio

23
0

Rusia se ha volcado en la batalla por Severodonetsk, una ciudad clave del este de Ucrania que sufrió «combates callejeros» el fin de semana, mientras sigue buscando, según Kiev, hacerse con el control del resto de Ucrania.

De momento, al menos, más de 100 días después del inicio del conflicto, las tropas rusas concentraban su ofensiva en la gran cuenca minera de Donbass, una región oriental que está parcialmente en manos de los separatistas prorrusos desde 2014 y que esperan conquistar en su totalidad.

Una «guerra de desgaste», dijo el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, mientras que el Ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov, aunque reconoció que «todavía es imposible predecir» cuándo terminará, dijo inesperadamente el sábado: «según mis previsiones optimistas, es realista este año».

Y ello a pesar de que «Rusia sigue esforzándose por ocupar todo nuestro Estado», añadió en un foro de seguridad internacional, en el que el Kremlin sueña con «reunir las tierras» que considera «suyas», incluyendo «Polonia, los Estados bálticos, Eslovaquia y otros».

Situación confusa en Severodonetsk

Sobre el terreno, la situación seguía siendo muy confusa en Severodonetsk.

Rusia dijo el sábado que las unidades militares ucranianas se estaban retirando de la ciudad, mientras que el cuartel general del ejército ucraniano y el alcalde de Severodonetsk, Olexander Striuk, informaron por la noche de que se estaban produciendo enfrentamientos en un intento de retomar la ciudad por completo.

Las tropas rusas «consiguieron entrar en la ciudad y tomar gran parte de ella, dividiéndola en dos. Pero nuestros militares se las arreglaron para redistribuir, para construir una línea de defensa. Por el momento, se está haciendo todo lo posible para restaurar el control total» de Severodonetsk, dijo el Sr. Striouk, refiriéndose a los «combates callejeros».

«Las unidades del ejército ucraniano, tras sufrir pérdidas críticas en los combates por Severodonetsk [jusqu’à 90 % dans plusieurs unités]se están retirando a la cercana ciudad de Lyssychansk», dijo el Ministerio de Defensa ruso.

Anteriormente, el gobernador de la región de Lugansk, Sergei Gaidai, había admitido que «la situación en toda la región» era «extremadamente difícil»: «Los combates se concentran actualmente en Severodonetsk porque […] el ejército ruso ha puesto todo su peso y sus reservas» en esta batalla. «Las primeras informaciones indican que [les Russes] han logrado tomar el control de la mayor parte de la ciudad. Pero nuestras fuerzas los están haciendo retroceder.

Lea también la noticia :  Covid-19: Martinica se vacía de turistas al acercarse la temporada alta

Severodonetsk, con una población de unos 100.000 habitantes antes de la guerra, y Lyssychansk, a unos 80 km de la capital administrativa regional ucraniana de Kramatorsk, son asentamientos clave para conseguirlo.

Ataques en el sur

El sábado se produjeron ataques paralelos en otros frentes.

En la región meridional de Kherson, «los residentes han abandonado el pueblo de Trudolyubivka» y las fuerzas rusas «siguen bombardeando los territorios ocupados y las posiciones del ejército ucraniano», anunció la presidencia ucraniana, advirtiendo de una crisis humanitaria en las zonas controladas por Rusia.

Además, «los almacenes resultaron dañados» y hubo dos «víctimas», según Kiev, cuando un misil de crucero ruso alcanzó una empresa agrícola en el importante puerto de Odessa, también en el sur.

Los militares rusos, por su parte, afirmaron haber destruido «un punto de despliegue de mercenarios extranjeros» cerca de Datchnoe, en la región de Odessa, y dos centros de mando ucranianos y seis depósitos de municiones en las regiones de Donetsk y Lugansk.

También dijo que atacó con misiles un centro de entrenamiento de artillería ucraniano cerca de Stetskovka, en la región norteña de Sumy, donde «instructores extranjeros entrenaban a militares ucranianos en el uso de obuses M777».

«Necesito ayuda»

Cuatro militares voluntarios extranjeros, entre ellos un francés, murieron luchando contra las tropas rusas en Ucrania, según informó el sábado la Legión Internacional de Defensa de Ucrania, el organismo oficial de los combatientes voluntarios extranjeros.

La Legión enumeró los nombres de un holandés, un australiano, un alemán y un francés, sin especificar la fecha ni las circunstancias de sus muertes.

Desde el inicio de la invasión de Ucrania, los rusos han triplicado la cantidad de territorio ucraniano que controlan: con la península de Crimea y las regiones ocupadas de Donbass y el sur de Ucrania, Rusia tiene ahora el control de casi 125.000 kilómetros cuadrados, o el 20% de la superficie del país, según el presidente Zelensky.

Lea también la noticia :  Michelle Obama sobre sus hijas: "Son unas jóvenes increíbles

La situación seguía siendo muy frágil en las zonas tomadas por las fuerzas ucranianas, como Horenka, en las afueras de Kiev (noroeste), donde el viernes se realizó una distribución de ayuda humanitaria

Hanna Viniychuk, de 67 años, lloraba mientras explicaba que lo había perdido todo: «Cuando el piso fue bombardeado, no pude llevarme casi nada y ahora es demasiado caro coger el autobús, así que vine al ayuntamiento para conseguir algunos productos de primera necesidad.

Tetyana Shepeleva, líder de la comunidad de Horenka, distribuye ayuda humanitaria: «Tenemos una lista de personas que necesitan ayuda gestionada por el ejército, unas 5.000 personas ahora.

Muestra las cajas de UNICEF apiladas hasta el techo: «Hay sábanas, colchones, alimentos preparados por la red World Center Kitchen. La gente no tiene nada y siempre está tratando de conseguir un poco más.

«Solidaridad» con Suecia y Finlandia

En respuesta al presidente francés, Emmanuel Macron, que había repetido la víspera que no había que «humillar» a Rusia «para que el día que cesen los combates podamos construir una salida por la vía diplomática», el jefe de la diplomacia ucraniana, Dmytro Kouleba, dijo el sábado que esa postura solo podía «humillar a Francia».

«Todos haríamos mejor en centrarnos en poner a Rusia en su sitio. Esto traerá la paz y salvará vidas», dijo a Macron, uno de los pocos líderes internacionales que intenta mantener un diálogo con el presidente ruso Vladimir Putin.

Mientras tanto, el Jefe del Estado Mayor estadounidense, el general Mark Milley, mostró la determinación de Estados Unidos de apoyar a Suecia y Finlandia antes de que se incorporen a la OTAN, a bordo del USS Kearsarge, el mayor buque de guerra de Estados Unidos que ha atracado en el puerto de Estocolmo.

«Es importante para nosotros, los Estados Unidos, así como para otros países de la OTAN, mostrar nuestra solidaridad con Finlandia y Suecia con este ejercicio», señaló el oficial, en referencia a las maniobras navales anuales Baltops 22 de la alianza en el Mar Báltico.

Artículo anteriorPekín levanta muchas restricciones contra los cóvidos
Artículo siguiente«Es una retirada táctica»: las fuerzas ucranianas se retiran de Severodonetsk
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.