Inicio Economía Ghislaine Maxwell retratada como «peligrosa» al inicio de su juicio

Ghislaine Maxwell retratada como «peligrosa» al inicio de su juicio

26
0

«Una mujer peligrosa» acusada de preparar a las jóvenes para un «depredador»: dos años después del suicidio en prisión de Jeffrey Epstein, multimillonario acusado de numerosos delitos sexuales, el juicio de su ex novia, Ghislaine Maxwell, comenzó el lunes en Nueva York con notas de malestar.

La hija de 59 años del fallecido magnate de los medios de comunicación Robert Maxwell está detenida en Estados Unidos desde el verano de 2020 y se enfrenta a la cadena perpetua tras un juicio de seis semanas en el que 12 jurados determinarán si participó en la trama de tráfico sexual masivo por la que fue acusado el empresario, que murió en prisión en 2019.

En concreto, se sospecha que ha desempeñado el papel de «alcahueta», al reclutar entre 1994 y 2004 a jóvenes menores de edad explotadas sexualmente por Jeffrey Epstein, con quien mantuvo una relación sentimental, amistosa y profesional durante casi 30 años.

Ella «era peligrosa. Preparó a las jóvenes para que fueran agredidas por un depredador» haciéndolas sentir cómodas, seguras de sí mismas y fingiendo ser importantes, describió la fiscal Lara Pomerantz en su declaración inicial.

Pero una de las abogadas de Ghislaine Maxwell, Bobbi Sternheim, la retrató en cambio como «el blanco de la ira de las mujeres que han sido o creen haber sido agredidas por Epstein», quien estuvo en gran medida ausente del juicio.

Lea también la noticia :  Kylie Jenner rompe el silencio sobre la tragedia del concierto de Travis Scott

Declaración de inocencia

En la sala del Tribunal Federal de Manhattan, Myo Maxwell, una antigua socialité nacida en el seno de los privilegios, aparecía nerviosa con su jersey beige, quitándose y desquitándose las gafas, tocándose a menudo la cara y pasando muchas notas a sus abogados.

La franco-británica-estadounidense, que se ha quejado de sus condiciones carcelarias, dice que es inocente y se declara inocente de los seis cargos. No se espera que intervenga en la audiencia.

Se espera que su defensa argumente que los presuntos delitos se cometieron hace más de 20 años -un psicólogo ilustrará al tribunal sobre el fenómeno de los «falsos recuerdos»- y, sobre todo, que Ghislaine Maxwell está siendo juzgada en lugar del protagonista, Jeffrey Epstein. La abogada Bobbi Sternheim intenta reconducir el caso a «una cuestión de memoria, manipulación y dinero».

La acusación se basa en cuatro denunciantes anónimos -dos de ellos de sólo 14 y 15 años- que dicen haber sido abordados por «flappers», entre ellos Myo Maxwell, cerca de su escuela o en el trabajo.

Lea también la noticia :  Encarcelamiento de Osman Kavala: relaciones conflictivas entre Turquía y la UE

Después del cine y de las compras «con amigas», se convencía a las chicas, por unos cientos de dólares, para que acudieran a dar un masaje, facturado como no sexual, a un poderoso neoyorquino dispuesto a quitarles la carrera. «Ella se ganó su confianza», pero «sabía exactamente lo que Epstein iba a hacer a estos niños cuando los enviaba a sus salones de masaje», dijo el fiscal, que habló de la «pesadilla» de las víctimas.

Según la acusación, Ghislaine Maxwell también participó en agresiones sexuales con su pareja, ya sea en su casa de Londres o en las de él en Manhattan, Florida y Nuevo México.

La sombra de Jeffrey Epstein estará obviamente siempre presente, más de dos años después de su muerte, que privó a sus víctimas de un juicio.

Otros nombres que podrían ser mencionados en el juicio de Maxwell son los de los expresidentes estadounidenses Bill Clinton y Donald Trump, por su presencia en las fiestas de Nueva York, y el del ex agente de modelos francés Jean-Luc Brunel, amigo de Epstein que fue acusado y encarcelado en París en diciembre de 2020 por violación y agresión sexual.

Artículo anteriorEscándalo real: las sensuales fotos robadas de Daniel Ducruet en la portada de la prensa
Artículo siguienteReino Unido: ¿se drogan los diputados británicos?
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.