Inicio Economía Ferdinand Marcos Junior reclama la victoria en Filipinas

Ferdinand Marcos Junior reclama la victoria en Filipinas

17
0

Ferdinand Marcos Jr, hijo del antiguo dictador filipino, se proclamó el miércoles vencedor de las elecciones presidenciales a través de su portavoz, prometiendo ser el líder de «todos los filipinos».

«Al mundo le dice: juzgadme por mis hechos, no por mis antepasados», añadió Vic Rodríguez en un comunicado.

Según los resultados preliminares de casi todos los colegios electorales, Marcos Junior, de 64 años, apodado «Bongbong», obtuvo más del 56% de los votos y más del doble que su principal rival, la actual vicepresidenta Leni Robredo, de 57 años.

La aplastante victoria marcó el regreso de la familia Marcos al poder, 36 años después de la revuelta popular que los expulsó.

«Sé que el recuento no ha terminado, aún no es oficial, pero […] Sigo mirando el hecho de que 31 millones de nuestro pueblo votaron por la unidad», dijo Marcos en su sede de Manila en su primera rueda de prensa posterior a los comicios, que duró menos de cinco minutos.

El Sr. Marcos fue recibido por partidarios jubilosos, pero se abstuvo de reclamar la victoria mientras esperaba los resultados finales.

Prometió «ponerse a trabajar» nada más tomar posesión el 30 de junio, con la economía, los precios, el empleo y la educación como prioridades de su gobierno. Se negó a responder a las preguntas de los periodistas tras la conferencia.

«Estoy muy contento», exclamó Joseph Bugayong, un jardinero de unos 30 años que se encontraba fuera del edificio. «Le vi en persona e incluso le estreché la mano. La espera ha merecido la pena.

Lea también la noticia :  Jennifer López y su hija de compras con Ben Affleck

Después de las elecciones, uno de los primeros actos del Sr. Marcos fue visitar la tumba de su padre, «una inspiración de toda la vida», dijo el miércoles su equipo de campaña.

Marcos padre murió en el exilio en 1989 y su cuerpo embalsamado fue enterrado en 2016 en el Cementerio de los Héroes Nacionales de Manila, con la aprobación del presidente Rodrigo Duterte.

Las fotos publicadas en las cuentas oficiales de «Bongbong» en las redes sociales le muestran de pie o de luto frente a la enorme tumba.

Antes de su traslado a Manila, los restos del ex dictador se conservaban en una cripta en la casa de la familia en la provincia norteña filipina de Ilocos Norte.

Marcos Jr. calificó a su padre de «genio político» y a sus dos décadas en el poder como una era de paz y prosperidad para el archipiélago.

Desinformación

La campaña electoral de Ferdinand Marcos Jr. estuvo marcada por una vasta y a menudo abyecta campaña de desinformación, ignorando las decenas de miles de opositores detenidos, torturados o asesinados, o los miles de millones de dólares robados por el clan Marcos de las arcas del país para su enriquecimiento personal.

Durante años, las cuentas pro-Marcos Jr. han invadido las redes sociales, haciendo que los 20 años del régimen de su padre (1965-1986) parezcan una época dorada para los jóvenes filipinos.

Lea también la noticia :  ¿Qué podemos aprender del 56º día de guerra en Ucrania?

«Bongbong» es el primer candidato presidencial que obtiene la mayoría absoluta desde que su padre fue derrocado en 1986, lo que obligó a su familia a exiliarse en Estados Unidos.

La historia del regreso de la otrora odiada familia a la prominencia ha eclipsado las preguntas sobre cómo sería un gobierno de Marcos.

Al esquivar los debates y las entrevistas televisadas, el candidato dejó pocas pistas.

Le acompañará Sara Duterte, hija del actual presidente, que fue elegida muy cómodamente el lunes como vicepresidenta del país. Así, los dos cargos más altos del país serán ocupados por dos hijos de antiguos jefes de Estado autoritarios.

Activistas de derechos humanos, prelados católicos y analistas políticos temen que la amplia victoria permita a Marcos Jr. gobernar el país con mano de hierro.

Los partidarios de Leni Robredo, que veían las elecciones como un momento decisivo para la frágil democracia filipina, quedaron devastados por su aplastante derrota.

Habían recorrido el archipiélago durante meses haciendo campaña por el candidato liberal.

Robredo, de 57 años, admitió que estaba «claramente decepcionada» con el resultado, pero prometió seguir luchando contra el mal gobierno.

El Sr. Marcos tendrá que hacer frente a esta oposición, que podría convertirse en un poderoso movimiento prodemocrático.

«Creo que aún podrían controlar los peores instintos del futuro gobierno de Marcos y Duterte», opinó el observador político Richard Heydarian.

Artículo anteriorAfganistán: El líder supremo ordena que las mujeres lleven velo integral en público
Artículo siguienteAcusan a Kim Kardashian de «controlar» a Pete Davidson
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.