Inicio Economía Entre el horror y la indignación

Entre el horror y la indignación

52
0

Las espeluznantes imágenes dieron la vuelta al mundo, mostrando cadáveres tendidos en las calles, algunos con las muñecas atadas a la espalda. La comunidad internacional se mostró consternada y pidió una investigación de crímenes de guerra sobre la supuesta matanza de civiles por parte de las fuerzas rusas en la ciudad de Butcha, en las afueras de Kiev.

Las autoridades ucranianas afirman que se han encontrado 300 personas enterradas en fosas comunes, además de los cadáveres que ensucian las calles de la pequeña ciudad, que fue abandonada por los rusos durante el fin de semana. El domingo, el balance inicial era de 410 muertos. «Encontramos gente con las manos y las piernas atadas […] con agujeros de bala en la parte posterior de sus cabezas», dijo el portavoz presidencial ucraniano Sergei Nikiforovil a la BBC.

«Quiero que todos los dirigentes de la Federación Rusa vean cómo se cumplen sus órdenes […]. Y tienen una responsabilidad común. Por estos asesinatos, por estas torturas, por los brazos arrancados con explosivos […] «, dijo el presidente Volodymyr Zelensky en un mensaje de vídeo. Anunció que se crearía un «mecanismo especial» para investigar «todos los crímenes rusos» en Ucrania. En todo Occidente, la indignación es palpable.

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, prometió la contribución de Estados Unidos para «documentar» posibles «crímenes de guerra». La ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, pidió una investigación sobre el asunto. Y el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, prometió que la UE ayudaría «a Ucrania y a las ONG a reunir las pruebas necesarias para su enjuiciamiento en los tribunales internacionales». El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también reaccionó condenando la «espeluznante y horrorosa» matanza de civiles. «Los responsables de estos ataques […] serán llevados ante la justicia», añadió.


Foto: Rodrigo Abd Associated Press

¿Cómo explicar semejante clamor en este preciso momento, cuando el horror de la guerra lleva más de un mes? «Estas son las imágenes más fuertes de los crímenes de guerra», dice Pierre Jolicœur, profesor del Departamento de Ciencias Políticas del Real Colegio Militar de Canadá. «Las ciudades martirizadas que se bombardean casi a diario, como Marioupol, también son crímenes de guerra, pero estas imágenes [celles de Boutcha] son los más impactantes», añadió. Las imágenes de los cadáveres son «devastadoras para la reputación de Rusia, o al menos para lo que quedaba de ella», dijo.

Lea también la noticia :  Ucrania: Los 27 acuerdan sancionar a Putin y Lavrov congelando sus bienes

Pero para el experto, las acciones bárbaras de Rusia, que van en contra de la Convención de Ginebra, no son una sorpresa. «Las últimas intervenciones militares de las fuerzas rusas nunca se han ajustado a las leyes de la guerra. Han atacado a civiles y han bombardeado descaradamente», afirma, citando como ejemplos los conflictos de Chechenia, Georgia y Siria.

El ejército ruso ha negado haber matado a civiles en Boutcha. Dijo que se había retirado el 30 de marzo y acusó a Ucrania de fabricar las imágenes «para los medios de comunicación occidentales».

Cuando las tropas rusas se retiran de la región de Kiev para reagruparse en el sureste del país, dejan atrás ciudades destruidas y maltratadas. «A medida que las fuerzas rusas se retiren, veremos más delitos de este tipo», predice Jolicœur.

Y según el profesor, un factor agravante de la barbarie en Ucrania es la falta de condena de estos asesinatos de civiles por parte del presidente ruso Vladimir Putin. Con lo que parece ser una aquiescencia silenciosa del Kremlin, Pierre Jolicœur predice que «veremos más de estos eventos en las próximas semanas».

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido una «investigación independiente» sobre los crímenes de Boutcha. Y la semana pasada, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, del que Rusia formará parte hasta 2023, aprobó la creación de una comisión internacional de investigación sobre las violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario en Ucrania.

Desde el punto de vista jurídico, y dependiendo de cómo evolucione el caso, existe la posibilidad de un posible juicio por crímenes de guerra en la Corte Penal Internacional. «Habrá un tribunal especial para los crímenes de guerra rusos en un futuro no muy lejano», afirma Eric Ouellet, profesor de Estudios de Defensa en el Colegio de las Fuerzas Canadienses. «Creo que habrá un juicio que pondrá todas las pruebas en su sitio, un poco como el juicio de Nuremberg», dice, refiriéndose al famoso juicio contra los líderes del Tercer Reich en 1945.

Lea también la noticia :  Difíciles negociaciones en la UE sobre el embargo de petróleo ruso

Sin embargo, en caso de una victoria rusa, el impacto de dicho juicio seguiría siendo limitado. Creo que habrá un juicio independientemente del resultado de la guerra», dice, «pero está por ver si los acusados estarán allí».

Canadá en todo esto

Ambos expertos creen que la influencia de Canadá en esta guerra sigue siendo limitada. «Canadá puede seguir sumándose al actual coro de críticas», afirma Pierre Jolicoeur. Occidente también podría considerar otras sanciones. El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kouleba, pidió el domingo nuevas sanciones contra Rusia, entre ellas un embargo energético total, el cierre de los puertos a todos los barcos y mercancías rusas, y la desconexión de todos los bancos rusos de la plataforma financiera internacional Swift.

El canciller alemán Olaf Scholz también se ha pronunciado a favor de nuevas sanciones. Queda por ver si el gobierno de Trudeau seguirá su ejemplo. Para Eric Ouellet, sin embargo, «Canadá podría desempeñar un papel mucho más importante, pero que los habitantes de Ottawa quieran hacerlo es otra cuestión. Según él, «Canadá podría ejercer una presión diplomática mucho más fuerte para crear un tribunal especial contra Rusia».

El Secretario General Adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Martin Griffiths, visitó Moscú el domingo y se espera que viaje a Kiev para buscar un alto el fuego humanitario en Ucrania. Hasta ahora, Rusia ha rechazado cualquier visita de un alto funcionario de la ONU con Ucrania como tema principal.

Las conversaciones entre Rusia y Ucrania siguen su curso, y el jefe negociador ruso, Vladimir Medinsky, elogió el domingo una posición «más realista» de Kiev, que estaría dispuesta, bajo condiciones, a aceptar el estatus de neutralidad y desnuclearización exigido por Moscú.

En las ciudades asediadas, las tropas rusas que intentan consolidar sus posiciones siguen enfrentándose a una fuerte resistencia ucraniana en Mariupol. Según las autoridades locales, 160.000 civiles siguen atrapados allí y al menos 5.000 habitantes han muerto. La segunda ciudad de Ucrania, Kharkiv, sigue «parcialmente bloqueada» por las fuerzas rusas. En cuanto a la ciudad portuaria de Odessa, fue sacudida por explosiones en la madrugada del domingo.

Con la Agencia France-Presse

Artículo anteriorGuerra en Ucrania: qué recordar en el 43º día de la invasión rusa
Artículo siguienteLady Gaga, Dua Lipa y Billie Eilish: los mejores looks de los Grammy 2022
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.