Inicio Economía En cuanto sea reelegido, Ortega se enfrenta a un arsenal de sanciones

En cuanto sea reelegido, Ortega se enfrenta a un arsenal de sanciones

30
0

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se enfrentó el lunes a un aluvión de críticas internacionales y a la amenaza de nuevas sanciones por parte de Estados Unidos, un día después de su previsible reelección con el 75% de los votos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, calificó el domingo por la noche de «comedia» las elecciones, y Washington amenazó el lunes a Managua con nuevas sanciones.

«Seguiremos utilizando la diplomacia, la acción coordinada con nuestros aliados y socios regionales, las sanciones y las restricciones de visado» para que «los cómplices de las acciones antidemocráticas del gobierno Ortega-Murillo rindan cuentas», dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, en un comunicado.

Tras las detenciones de 39 opositores, entre ellos los siete principales rivales potenciales de Daniel Ortega, Estados Unidos y la Unión Europea – que condenó unas elecciones «sin legitimidad» – ya habían impuesto sanciones a los allegados al jefe de Estado.

Joe Biden se prepara ahora para promulgar un arsenal aún más duro de sanciones promulgadas por la ley RENACER, recientemente aprobada por el Congreso estadounidense.

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha incluido la situación de Nicaragua en su agenda de esta semana y podría decidir suspender la membresía de Managua, aunque los expertos temen que esa medida endurezca aún más la posición del gobierno.

Lea también la noticia :  COP26: El llamamiento del Papa Francisco a los líderes mundiales

«2022 será definitivamente un año difícil para el gobierno de Nicaragua», «pero también para la población, tanto en lo político como en lo económico», dijo a la AFP Elvira Cuadra, del Instituto Nicaragüense de Estudios Políticos.

Sin embargo, el analista político costarricense Kevin Casas afirmó que el margen de maniobra de la comunidad internacional se ha «reducido», mientras que Daniel Ortega podría recurrir a Rusia y China. «No reconocer la legitimidad de las elecciones no funciona como una varita mágica» que contrarreste «el colapso de la democracia», advierte.

El jefe de Estado y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo también se enfrentarán a retos internos en el país.

El tribunal electoral anunció una participación del 65,34%, mientras que un observatorio cercano a la oposición situó la tasa de abstención en el 81,5%, basándose en los datos facilitados por 1.450 observadores no autorizados presentes en 563 centros de votación, que constataron la ausencia de colas ante los colegios electorales.

«Salario digno»

Si la oposición es decapitada, con sus líderes detenidos o exiliados, «Daniel Ortega está operando en un ambiente cada vez más hostil, con sólo la mitad del apoyo popular del que gozaba antes de 2018, y porque ha hecho un daño tal vez irreparable a sus relaciones con el sector privado y la Iglesia Católica tras la represión de las protestas» en su contra, dice un análisis de la ONG Crisis Group. Estos provocaron la muerte de al menos 328 personas.

Lea también la noticia :  Euforia: Zendaya, sublime en la alfombra roja de la promoción de la segunda temporada

El presidente Ortega tendrá que lidiar con «la indiferencia de los nicaragüenses y la continuación de la lucha [de l’opposition]que no va a parar», advierte el analista y ex diplomático nicaragüense Edgard Parrales.

Daniel Ortega ha anunciado que convocará un diálogo nacional después de las elecciones, pero sus interlocutores siguen siendo desconocidos.

Nicaragua sigue siendo el país más pobre de Centroamérica, y a la crisis política de 2018 le siguió una crisis económica amplificada por la pandemia del coronavirus. A pesar de ello, las autoridades esperan un crecimiento superior al 6% en 2021 (5% según el FMI).

Sin embargo, la economía nicaragüense depende en gran medida de las remesas (1.400 millones de dólares, de enero a agosto de 2021), de la inversión extranjera, de la cooperación y del financiamiento de los organismos internacionales de crédito, subraya el analista Eliseo Núñez.

Debido al aislamiento internacional del régimen, esta financiación «se acabará» en 2022, advierte.

Artículo anteriorCadre d’Orient: Diplomáticos preocupados antes de la supresión de una formación de élite
Artículo siguienteAnne Hathaway – Su biografía y todas sus noticias
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.