Inicio Economía El diálogo de sordos continúa entre Washington y Moscú

El diálogo de sordos continúa entre Washington y Moscú

57
0

El diálogo de sordos continuó el jueves entre Estados Unidos, que ahora teme un ataque a Ucrania «en los próximos días», y Rusia, que rechaza estas acusaciones, en un contexto de aumento de los bombardeos en el este del país. El enfrentamiento dio un giro muy solemne en la ONU: el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, se presentó ante el Consejo de Seguridad para instar a los rusos a «abandonar el camino de la guerra».

«Todos los indicios que tenemos son que [les Russes] están preparados para entrar en Ucrania, para atacar a Ucrania», había dicho antes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, considerando posible la ofensiva «en los próximos días». Según los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Rusia ha desplegado más de 150.000 soldados y su equipo en las inmediaciones de Ucrania.

Moscú anunció el martes y el miércoles que retiraba sus tropas, con imágenes de trenes cargados de material, pero sin convencer a Occidente. Biden dijo que Rusia estaba preparando un pretexto, una «falsa alarma» relacionada con el conflicto entre Kiev y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, que justificaría su intervención.

En la región de Donbass, epicentro del conflicto de ocho años entre las fuerzas ucranianas y los combatientes prorrusos, aumentaron los intercambios de disparos pesados el jueves. El ejército ucraniano denunció un ataque a Stanitsa Luganska, que dejó la mitad de la ciudad sin electricidad y un agujero de obús en la pared de una escuela.

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, afirmó que el «bombardeo indiscriminado de infraestructuras civiles es inaceptable», pero alabó la «moderación» que, según él, está mostrando Ucrania.


Foto: Aris Messinis Agence France-Presse
Un ataque a la ciudad de Stanitsa Louganska dejó el jueves un agujero de proyectil en la pared de una escuela.

Los separatistas de Lugansk acusaron a Kiev de ser responsable de un aumento de los bombardeos para «empujar el conflicto hacia una escalada». El Kremlin dijo que la «extrema concentración de fuerzas ucranianas» era responsable de la situación «extremadamente peligrosa». El diálogo de sordos quedó perfectamente ilustrado durante la sesión del jueves del Consejo de Seguridad.

Lea también la noticia :  Vanessa Paradis, Kristen Stewart, Charlotte Casiraghi: la primera fila del desfile de Chanel

«No tengo ninguna duda de que la respuesta a mis declaraciones de hoy aquí serán nuevos desmentidos por parte del Gobierno ruso», dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, al tiempo que propuso una reunión «la próxima semana» con su homólogo ruso, Sergei Lavrov.

«El gobierno ruso puede anunciar hoy [que] Rusia no invadirá Ucrania, dígalo claramente, dígalo plenamente al mundo, y luego demuéstrelo», martilleó. En los próximos días, el mundo recordará este compromiso, o la negativa a hacerlo».

Antes de él, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Verchinin, se negó a insistir en lo que llamó «especulaciones». En su lugar, enumeró los agravios de Moscú con Ucrania, a la que se acusa de no aplicar los acuerdos de Minsk de 2015 que debían pacificar el este separatista. Un posible reconocimiento de estos territorios separatistas en Ucrania, como pide la cámara baja del parlamento ruso, representaría, según la jefa de la diplomacia británica Liz Truss, un deseo de «confrontación».

Expulsión de diplomáticos

Además, Rusia volvió a desplegar el jueves el catálogo de sus exigencias estratégicas a Occidente, que en su mayoría ya las ha rechazado. Si se rechazan, «Rusia se verá obligada a reaccionar, incluso aplicando medidas de carácter militar y técnico», amenazó la diplomacia rusa.

Lea también la noticia :  Un fabricante de mermeladas crea una nueva gama de productos para personas con diabetes

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, aliado de Rusia, dijo el jueves que estaba dispuesto a acoger las «armas nucleares», que no tiene desde la caída de la URSS.

Moscú pide «la retirada de todas las fuerzas y armamento estadounidenses desplegados en Europa Central y Oriental, el sureste de Europa y el Báltico» y una «renuncia a cualquier futura ampliación de la OTAN», especialmente a Ucrania.

China se metió en el debate el jueves, diciendo en la reunión del Consejo de Seguridad que «la continua expansión de la OTAN tras la Guerra Fría», [allait] contra nuestro tiempo».

El gobierno ruso puede anunciar hoy [que] Rusia no va a invadir Ucrania, dígalo claramente, dígalo plenamente a todo el mundo, y luego demuéstrelo

Refiriéndose implícitamente a Estados Unidos, el embajador chino ante la ONU, Zhang June, subrayó que el mundo tenía «un país que se niega a abandonar su mentalidad de la Guerra Fría, que dice una cosa y hace otra para conseguir la superioridad militar».

Para ilustrar las continuas tensiones, el Departamento de Estado de EE.UU. reveló el jueves que Rusia había «expulsado» al número dos de su embajada en Moscú, el diplomático Bart Gorman, diciendo que estaba considerando una «represalia». La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, dijo que la medida era una respuesta a la reciente expulsión «injustificada» de un diplomático ruso destinado en Washington.

Artículo anteriorDía de San Valentín en China: cuando el Partido Comunista hace de casamentero
Artículo siguienteCaso Epstein: El Príncipe Andrés y Virginia Giuffre han llegado a un acuerdo
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.