Inicio Internacional EE.UU.: Biden apoya el derecho de voto de las minorías para la...

EE.UU.: Biden apoya el derecho de voto de las minorías para la reforma electoral

83
0
Joe Biden y Kamala Harris pronunciaron un discurso ante estudiantes en Atlanta, la ciudad natal de Martin Luther King, en su viaje a Georgia el martes para defender el derecho al voto en Estados Unidos. Mientras Joe Biden quiere facilitar el voto a las minorías, su reforma electoral está bloqueada por los republicanos. Nuestro columnista Vincent Hervouët analiza la cuestión.

Cuando fue elegido, Joe Biden
prometió un consenso con los republicanos sobre las grandes reformas, la inmigración, el empleo
el medio ambiente, etc. Él, al menos, tras 40 años en el Senado, conocía los entresijos del Congreso, a diferencia de Trump, que llegó de Nueva York y dijo que acabaría con la política de división en Washington.

Biden juega a lo seguro

La vejez no es necesariamente un naufragio, puede ser una piscina de vadeo. Desde hace un año, Joe Biden se pasea por el Congreso. Ha necesitado un procedimiento simplificado para apurar su paquete de estímulo. Acaba de fracasar en la aprobación de su gran reforma de infraestructuras. Y está jugando un juego político de azar con esta reforma electoral.

¿De qué se trata? Igualar las condiciones de voto en los cincuenta estados. La Casa Blanca acusa a los estados del sur de conspirar para disuadir a las minorías de votar.

Por ejemplo, algunos gobernantes quieren prohibir la distribución de bebidas o comidas gratuitas en las colas de los colegios electorales. Joe Biden se opone a esto. Otros quieren que el votante muestre una identificación con foto. Biden se resiente. También hay quienes quieren restringir el voto por correo o anticipado, argumentando que después de la «zoubia» de los recuentos en 2000, y la febril impugnación del resultado el año pasado, es hora de asegurar el voto. El presidente finge estar indignado…

Lea también la noticia :  Putin lanza otra advertencia a Occidente

El martes fue a Georgia para decirlo…

La semana pasada estuvo dando un discurso de cañón en el Capitolio y sin nombrar nunca a Donald Trump, lo denunció como una reencarnación de Nerón viendo a Roma en llamas. El martes estuvo en Atlanta para otra sesión de prestidigitación. Visitó la tumba de Martin Luther King. Joe Biden siempre es elocuente cuando reza en silencio ante una nube de cámaras. Le acompañaba Kamala Harris, la extra más famosa. Juntos hicieron una peregrinación a la iglesia baptista donde servía el icono de la lucha por los derechos civiles.

Joe Biden quiere intentar forzar su paso por el Senado

Sabes que hay un empate perfecto en escaños: 50 demócratas, 50 republicanos. Y para desempatar, el voto de Kamala Harris, que no sólo es la viuda putativa de Joe Biden, sino que también es presidenta del Senado, por lo que su voto marca la diferencia. Deberíamos aprovecharlo antes de que nos den una paliza en las elecciones de noviembre.

Lea también la noticia :  Variante de Omicron: Rabat suspende todos los vuelos de pasajeros a Marruecos durante quince días

Salvo que existe una regla, la del «filibusterismo», que significa que en el Senado una ley puede encontrar una oposición decidida, consistente en bloquear la votación con interminables discursos hasta que se abandone la ley en discusión o se convoque una votación final en la que se necesita una mayoría de 3/5, es decir, sesenta representantes elegidos, para aprobarla. Joe Biden quiere liquidar esta engorrosa tradición. Lo presenta como una reliquia de la época racista. 51 votos de 100 es suficiente cuando se tiene un corazón puro y los afroamericanos están contigo. Pero ni siquiera 51 votos es algo seguro.

Se trata de una nueva crisis en ciernes, ya que la popularidad del presidente está en su punto más bajo. Con Joe Biden, los estadounidenses pensaron que estaban en un paseo, pero se encontraron en una carrera de coches de carreras. Una crisis tras otra. Una nueva crisis para olvidar la anterior
. La inflación, el desempleo, la delincuencia, los inmigrantes en la frontera, el covivo: todos los focos están en rojo. El Presidente sólo tiene victorias simbólicas y derrotas contundentes para movilizar a su base electoral.

Artículo anteriorAcusado de «traición», Petro Poroshenko se juega mucho con su regreso a Ucrania
Artículo siguienteBradley Cooper: esta rara confidencia sobre su hija Lea de Seine
"Especialista en la web. Entusiasta de la cultura pop. Pensador. Adicto a la comida. Experto en viajes. Aficionado al café. Aficionado a la televisión".