Inicio Economía Día de la mujer en Afganistán bajo el régimen talibán

Día de la mujer en Afganistán bajo el régimen talibán

73
0

Afganistán celebró el martes el Día Internacional de los Derechos de la Mujer con un perfil bajo, ya que las activistas feministas viven con el temor de ser arrestadas o detenidas por el nuevo régimen talibán.

Desde su regreso al poder el 15 de agosto, los fundamentalistas islámicos han arrasado con 20 años de libertad conquistada por las mujeres.

Las mujeres están ahora excluidas de los empleos públicos, se les prohíbe viajar solas y se les obliga a vestirse según una estricta interpretación de la sharia.

«Los talibanes nos han arrebatado el cielo y la tierra», dijo una activista del grupo Unidad y Solidaridad para las Mujeres, hablando bajo condición de anonimato.

Los nuevos amos del país habían prometido ser más flexibles que durante su primer régimen (1996-2001), cuando las mujeres fueron privadas de casi todos sus derechos.

Pero el temido Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio pronto sustituyó al Ministerio de Asuntos de la Mujer.

«Si te preocupas por los derechos de las mujeres en cualquier parte del mundo, tienes que mirar a Afganistán con gran preocupación», dijo a la AFP Heather Barr, de Human Rights Watch (HRW).

Lea también la noticia :  Estrellas infantiles: Malia y Sasha Obama, las niñas de la foto de Estados Unidos

«Es impactante ver lo rápido que se han borrado los avances de los últimos 20 años, y lo poco que hace la comunidad internacional para defender a las mujeres afganas», lamentó.

En el miedo

En los primeros meses del nuevo régimen, las mujeres afganas querían oponerse a las restricciones impuestas por los talibanes. Organizaron pequeñas manifestaciones, principalmente en Kabul, por el derecho a la educación y al trabajo.

Pero el movimiento fue brutalmente reprimido: a principios de este año, las organizadoras de las concentraciones fueron detenidas e incomunicadas, algunas durante varias semanas.

En todas las ocasiones, las autoridades negaron cualquier implicación en las desapariciones.

Desde su liberación, estos activistas han vivido en la clandestinidad, con miedo.

El martes, el Ministerio de Asuntos Exteriores reconoció al menos el 8 de marzo, deseando que sea «un buen día para todas las mujeres».

El gobierno les permitirá «tener una vida honorable y beneficiosa a la luz de la noble religión del Islam y de nuestras tradiciones», aseguró en un comunicado.

En un tweetEl portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, calificó la jornada como «una excelente oportunidad para que nuestras mujeres afganas reclamen sus legítimos derechos», mientras que las manifestaciones están prohibidas a menos que se conceda un permiso especial.

Lea también la noticia :  Kendall Jenner presionada por su madre para tener un bebé, habla sin tapujos

Detrás de los muros del extenso complejo de la ONU en las afueras de la capital, una exposición organizada conjuntamente por la ONU y la Cámara de Comercio e Industria de Mujeres Afganas mostraba productos elaborados por empresas locales propiedad de mujeres.

«Esperamos que las mujeres que se esconden en casa por miedo a la inseguridad se levanten en la sociedad, retomen su trabajo y sus actividades», dijo Tayeba Mashal, de 47 años, propietaria de un negocio que lleva su nombre.

Los grupos de mujeres no programaron ningún otro acto público para conmemorar el día.

A algunos se les prohibió soltar globos colectivamente y tuvieron que hacerlo individualmente en casa.

Miembros del poderoso Movimiento de Mujeres de Afganistán tenían previsto donar sangre en un hospital de Kabul, pero de nuevo se les negó.

El director del hospital «dijo que la donación de sangre por parte de las mujeres no está permitida según la ley islámica», dijo una de ellas, Zakia Zahadat, a la AFP.

Artículo anteriorBajo presión, McDonald’s y otras grandes empresas estadounidenses se retiran de Rusia
Artículo siguienteCamila Cabello se sincera sobre su ruptura con Shawn Mendes
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.