Inicio Economía Detenido el narcotraficante más poderoso de Colombia

Detenido el narcotraficante más poderoso de Colombia

82
0

El gobierno colombiano anunció el sábado la detención de Dairo Antonio Úsuga, alias «Otoniel», el narcotraficante más buscado del país, por quien Estados Unidos había ofrecido una recompensa de 5 millones de dólares.

«Este es el mayor golpe al narcotráfico en este siglo en nuestro país […] sólo comparable a la caída de Pablo Escobar», dijo el presidente Iván Duque en un mensaje publicado en las redes sociales.

Pablo Escobar, jefe del cártel de Medellín que controlaba hasta el 80% del comercio mundial de cocaína, fue abatido por la policía colombiana en 1993.

Las imágenes publicadas por el gobierno colombiano muestran a Otoniel, extrañamente sonriente, vestido de negro, esposado y rodeado de militares colombianos armados. El narcotraficante fue capturado en Necocli, en el noroeste del país, cerca de la frontera con Panamá.

Fue «la expedición a la selva más importante jamás vista en la historia militar de nuestro país», según Duque.

La policía colombiana llevó a cabo «una importante operación satelital con agencias de Estados Unidos y el Reino Unido», dijo el director de la policía, el general Jorge Vargas, en una conferencia de prensa.

En la operación, en la que murió un policía, participaron unas 500 fuerzas de seguridad, apoyadas por 22 helicópteros, dijo.

El Clan del Golfo es la banda de narcotraficantes más poderosa de Colombia y la detención de su líder representa el mayor golpe que el gobierno colombiano ha asestado al crimen organizado en el país.

Lea también la noticia :  ¿Quién es el hijo más rico de la familia Beckham?

Otoniel, que fue acusado por la justicia estadounidense en 2009, se enfrenta a un proceso de extradición en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

¿Próxima extradición?

«Hay órdenes de extradición para este delincuente y vamos a trabajar con las autoridades para lograr también este objetivo», comentó el presidente Duque.

La caída de «Otoniel» representa el principal éxito del gobierno del presidente conservador en la lucha contra el crimen organizado en el mayor país exportador de cocaína del mundo.

El narcotraficante, de 50 años, era el jefe del Clan del Golfo, formado por antiguos miembros de grupos paramilitares que lucharon duramente contra la guerrilla izquierdista hasta la década de 2010.

El cártel, financiado principalmente a través del narcotráfico, la minería ilegal y la extorsión, está presente en cerca de 300 municipios de todo el país, según el centro de estudios independiente Indepaz.

El Gobierno colombiano acusa al Clan del Golfo de ser uno de los responsables de la peor ola de violencia que ha sufrido el país desde la firma del acuerdo de paz en 2016 con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas).

Lea también la noticia :  Colin Powell, Secretario de Estado con George W. Bush, murió de Covid-19

En 2017, Otoniel había anunciado su intención de llegar a un acuerdo para entregarse a la justicia. El gobierno respondió desplegando hasta 1.000 soldados para perseguirlo.

Según la policía, el narcotraficante se escondía en la selva de su región natal, Urabá, y no utilizaba teléfono, sino que recurría a mensajeros para comunicarse.

Acosado por las autoridades, «dormía bajo la lluvia, sin acercarse nunca a las zonas habitadas», dijo el general Vargas.

«Se movía con ocho círculos de seguridad» a su alrededor, dijo.

Otoniel se había convertido en el líder del Clan del Golfo tras la muerte de su hermano Juan de Dios, «Giovanni», en enfrentamientos con la policía en 2012.

Había tomado las armas a los 18 años como guerrillero del Ejército Popular de Liberación (EPL), una guerrilla marxista desmovilizada en 1991.

Tras dejar las armas, volvió a luchar en los grupos paramilitares de extrema derecha.

Muchos de estos grupos se habían desmovilizado en 2006 por iniciativa del gobierno del ex presidente derechista Álvaro Uribe (2002-2010). Pero Otoniel decidió seguir siendo ilegal.

A pesar de cuatro décadas de lucha contra el narcotráfico, Colombia sigue siendo el mayor productor mundial de cocaína, de la que Estados Unidos es el principal consumidor.

Artículo anteriorPor qué (y cómo) Malí se ha convertido en un dolor de cabeza para el Elíseo
Artículo siguienteShiloh Jolie-Pitt: una niña en su lugar
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.