Inicio Economía Casi 90 muertos en tres días de combates entre las fuerzas kurdas...

Casi 90 muertos en tres días de combates entre las fuerzas kurdas y el EI en Siria

86
0

Los combates se han recrudecido este sábado por tercer día consecutivo entre el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y las fuerzas kurdas en el noreste de Siria, donde la violencia ha dejado casi 90 muertos y ha desplazado a miles de civiles.

Los enfrentamientos fueron provocados por un ataque de combatientes del EI en la noche del jueves contra la prisión de Ghwayran, uno de los mayores refugios de los yihadistas en Siria, custodiado por las fuerzas kurdas.

«Al menos 28 fuerzas de seguridad kurdas, cinco civiles y 56 combatientes del EI han muerto» desde el inicio del ataque, que fue reivindicado por el grupo yihadista el viernes, dijo Rami Abdel Rahmane, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El EI fue derrotado en 2019 en Siria por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por la coalición internacional, y desde entonces miles de yihadistas han sido detenidos en el norte y noreste del país, territorios controlados por los kurdos. Sin embargo, el grupo sigue consiguiendo llevar a cabo ataques mortales a través de células durmientes.

El ataque del jueves por la noche, el mayor desde la derrota del EI en Siria, tuvo como objetivo una prisión en la ciudad de Hassakeh que alberga a unos 3.500 presuntos miembros del EI, incluidos los líderes del grupo, según el OSDH.

Durante el ataque, los yihadistas «se apoderaron de las armas que encontraron» en la armería del centro de detención, según la misma fuente.

Cientos de reclusos fugados fueron capturados, pero se informó de que decenas seguían huidos, según el OSDH.

Lea también la noticia :  El cohete iraní preocupa a Washington

La ONG también dijo que la prisión estaba rodeada por las fuerzas kurdas, apoyadas por las fuerzas aéreas de la coalición internacional.

Éxodo de civiles

«Se produjeron intensos combates» en los barrios del norte de la prisión y las incursiones dejaron más de 20 combatientes del EI muertos, según un comunicado difundido el sábado por las FDS, que se incautaron de cinturones explosivos, armas y municiones.

Un corresponsal delAgencia France-Presse (AFP) vio cómo los combatientes kurdos asaltaban las casas cercanas a la prisión el sábado mientras los helicópteros de la coalición sobrevolaban la zona.

Los combatientes kurdos se reunieron alrededor de los cuerpos de cinco presuntos yihadistas, informó.

Los combates también provocaron un éxodo de civiles que tuvieron que huir en medio del frío.

«Miles de personas han abandonado sus hogares cerca de la prisión, huyendo a zonas cercanas donde viven sus familiares», dijo a la AFP Sheikhmous Ahmed, funcionario de la administración de la región semiautónoma kurda.

Algunos, sin embargo, no tenían otro lugar al que ir: «Sólo tenemos a Dios», dijo Abu Anas, mientras abandonaba su barrio con su mujer y sus cuatro hijos.

En un vídeo publicado en su brazo propagandístico Amaq el sábado, el EI dijo que mostraba a los yihadistas infiltrados en la prisión al comienzo del ataque, rodeando lo que parecía ser un grupo de guardias. La AFP no pudo verificar de forma independiente la autenticidad del vídeo.

Lea también la noticia :  Bélgica: emoción en Strépy-Bracquegnies tras un carnaval que se convierte en tragedia

El día anterior, el EI ya había reivindicado la autoría del atentado en un comunicado, diciendo que el objetivo era «liberar a los presos».

Según Nicholas Heras, del Newlines Institute de Washington, D.C., «las fugas de prisión representan la mejor oportunidad para que el EI recupere su fuerza […] y la prisión de Ghwayran es un buen objetivo porque está superpoblada.

«Responsabilidades»

Muchas de las prisiones en manos de los kurdos eran originalmente escuelas y, por tanto, poco adecuadas para mantener a los presos a largo plazo.

Según las autoridades kurdas, unos 12.000 yihadistas de más de 50 nacionalidades están recluidos en sus prisiones.

Abdelkarim Omar, alto funcionario de política exterior de la administración kurda, declaró que el ataque del EI a la prisión de Ghwayran se debía al «fracaso de la comunidad internacional en asumir sus responsabilidades».

Los kurdos piden la repatriación de miles de presos yihadistas, incluidos los de nacionalidad europea, pero la mayoría de los países a los que se dirigen son reacios a acoger a sus ciudadanos.

La guerra en Siria, desencadenada en marzo de 2011 por la represión de las protestas prodemocráticas, se ha ido complicando a lo largo de los años con la participación de potencias regionales e internacionales y el ascenso de los yihadistas.

Se calcula que el conflicto ha matado a unas 500.000 personas, ha devastado las infraestructuras del país y ha desplazado a millones de personas desde su inicio.

Artículo anteriorLa antigua criada del Príncipe Andrés habla
Artículo siguienteContagio de yihadistas, contagio de golpistas: en el Sahel, la desilusión total de Francia
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.