Inicio Economía Al menos 52 personas han muerto en un ataque a una estación...

Al menos 52 personas han muerto en un ataque a una estación de tren en Donbass

42
0

Al menos 52 personas, entre ellas cinco niños, murieron el viernes en un ataque con misiles contra la estación de tren de Kramatorsk, en el este de Ucrania, mientras altos funcionarios europeos visitaban Butcha, una ciudad símbolo de las atrocidades de las que se acusa a Rusia.

Una «maldad sin límites» según el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, una «horrible atrocidad» cometida por Moscú para el presidente estadounidense Joe Biden, un «crimen contra la humanidad» según la diplomacia francesa: la masacre de Kramatorsk ha provocado una ola de condenas occidentales, pero Moscú ha negado toda responsabilidad.

«Al menos 52 personas murieron, entre ellas cinco niños», escribió el gobernador de la región, Pavlo Kyrylenko, en la mensajería Telegram.

El misil impactó alrededor de las 10:30 horas (3:30 horas en Montreal), justo cuando los posibles evacuados llevaban días reuniéndose por centenares en la estación de tren de la ciudad para huir del Donbass, ahora el principal objetivo del ejército ruso.

Los periodistas de la AFP vieron al menos 30 cuerpos en bolsas para cadáveres o bajo lonas.

Las aceras estaban manchadas de sangre, las maletas abandonadas, los peluches y la comida ensuciaban los andenes.

En la plaza aún se veían los restos de un misil: «Por nuestros hijos» estaba escrito en ruso. Una frase recurrente de los separatistas prorrusos en referencia a sus hijos asesinados desde la primera guerra de Donbass, que comenzó en 2014.

En la estación de tren, una mujer traumatizada buscaba su pasaporte entre las pertenencias abandonadas. «Oí lo que parecía una doble explosión, me precipité contra la pared para protegerme. Luego vi gente sangrando y entrando en la estación, cuerpos por todo el suelo, no sé si heridos o muertos. Los militares se apresuraron a decirnos que evacuáramos la estación, dejé todo aquí.

El presidente Zelensky denunció la «maldad sin límites» y los métodos «inhumanos» de Rusia.

«Sin la fuerza y el valor de enfrentarse a nosotros en el campo de batalla, aniquilan cínicamente a la población civil. Este es un mal que no tiene límites. Y si no se le castiga, nunca dejará de hacerlo», escribió en Telegram.

El sangriento ataque a la «capital» de la parte del Donbass que sigue bajo control ucraniano es «otra horrible atrocidad cometida por Rusia», reaccionó Joe Biden en un tuit.

Borrell y von der Leyen en Boutcha

Un «ataque despreciable» según la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que llegó a Ucrania para una visita de apoyo, acompañada por el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

Ambos se dirigieron a última hora de la tarde a Boutcha, cerca de Kiev, donde a principios de abril se descubrieron decenas de cadáveres vestidos de civil, algunos con las manos atadas a la espalda, tras la salida de las fuerzas rusas, lo que desató una ola de indignación.

Lea también la noticia :  Manifestación en Madrid contra el ex rey Juan Carlos, en su primera aparición en España

«Rusia se hundirá en la decadencia económica, financiera y tecnológica, mientras que Ucrania avanza hacia un futuro europeo», dijo von der Leyen después en Kiev en una conferencia de prensa conjunta con Zelensky. «Estoy profundamente convencida de que Ucrania ganará esta guerra, de que la democracia ganará esta guerra», añadió.

«Compartimos los mismos valores y por eso luchamos», respondió el presidente ucraniano.

El canciller austriaco Karl Nehammer también tiene previsto visitar Butcha el sábado, así como Kiev.

El jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, había denunciado antes también el bombardeo de Kramatorsk como «abominable», y su ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, habló incluso de «crimen contra la humanidad».

En términos más generales, Macron llegó a decir que Francia estaba «reuniendo pruebas» contra los «crímenes de guerra rusos» en Ucrania. «Hemos enviado gendarmes y magistrados en cooperación para ayudar […] para reunir pruebas de la culpabilidad de los soldados rusos y de la identidad de estos soldados rusos», añadió.

En cuanto a Kramatorsk, Moscú negó inmediatamente la responsabilidad del ataque, diciendo que no tenía el tipo de misil que se utilizó y denunciando una «provocación» ucraniana.

«El 8 de abril, las fuerzas armadas ucranianas cometieron un nuevo crimen de guerra al atacar con un misil táctico Tushka-U», reaccionó el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, mientras que el Ministerio de Defensa acusó a Kiev de haber «orquestado» el ataque para «impedir la salida de la población de la ciudad con el fin de poder utilizarla como escudo humano».

Donbass en el punto de mira de Rusia

Moscú denuncia regularmente las «provocaciones» ucranianas para defenderse de las acusaciones de exacciones y crímenes de guerra, como en Boutcha.

El Ministerio de Defensa ruso había anunciado a primera hora del viernes que el ejército ruso había destruido con misiles de alta precisión «armamento y otros equipos militares en las estaciones de ferrocarril de Pokrovsk, Sloviansk y Barvinkove», todas ellas no muy lejos de Kramatorsk.

Tras retirar sus tropas de la región de Kiev y del norte de Ucrania, Rusia ha convertido en su prioridad la conquista total de Donbass, parte de la cual está controlada desde 2014 por los separatistas prorrusos.

Muchos observadores creen que el presidente ruso, Vladimir Putin, quiere lograr este objetivo antes del desfile militar del 9 de mayo que marca el final de la Segunda Guerra Mundial, la celebración más importante en Rusia.

Por ello, Moscú está intensificando los ataques en el sur y el este de Ucrania, mientras las autoridades locales intentan que los civiles se marchen.

El gobernador de la región de Luhansk, Sergei Gaïdaï, declaró que las evacuaciones por tren, que se habían interrumpido debido a la destrucción de una parte de la línea ferroviaria, se habían reanudado el jueves por la noche. Llevaba varios días animando a los residentes a marcharse para no «condenarse a la muerte».

Lea también la noticia :  Ucrania: Veinte civiles abandonan la fábrica Azovstal en Mariupol

El gran puerto de Odessa, al sur del Mar Negro, que también está amenazado por las huelgas, estará bajo toque de queda desde la noche del sábado hasta la mañana del lunes, dijeron las autoridades locales.

No más importaciones de carbón ruso a Europa

Tras las revelaciones de abusos en Ucrania, Rusia fue suspendida el jueves por una votación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y fue objeto de nuevas sanciones económicas occidentales, que no impiden que el rublo, la moneda rusa, haya recuperado fuerza durante un mes.

Como consecuencia de este buen comportamiento, el Banco Central ruso anunció incluso el viernes que volvería a autorizar la venta de divisas a partir del 18 de abril, que había sido suspendida a principios de marzo.

El Reino Unido decidió sancionar a las dos hijas del Presidente Putin y a la hija del jefe de la diplomacia, Sergei Lavrov, alegando que quería hacer frente al «fastuoso estilo de vida del círculo íntimo del Kremlin». La UE también ha sancionado a las dos hijas del líder del Kremlin, que ahora están en su lista negra.

El jueves por la noche ya había adoptado un nuevo paquete de medidas punitivas, entre las que se encuentra el próximo cese de las importaciones de carbón ruso. Es la primera vez que los europeos golpean el sector energético ruso, del que dependen en gran medida.

Bruselas también planea nuevas sanciones contra los bancos rusos, así como el cierre de los puertos europeos a los barcos rusos. Al mismo tiempo, la UE está dispuesta a liberar otros 500 millones de euros para financiar armas para Ucrania.

Kiev pide el suministro «inmediato» de armas, antes de que sea demasiado tarde para hacer frente a una nueva ofensiva rusa en el este.

El Reino Unido ha anunciado el envío de más misiles antitanque y antiaéreos. Y Eslovaquia, miembro de la Alianza, anunció el viernes que había «donado» a Ucrania sistemas de defensa aérea S-300 de diseño soviético.

En Rusia, el Ministerio de Justicia decidió el viernes cerrar los locales de varias conocidas ONG de derechos humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Los efectos indirectos del conflicto se siguen sintiendo en todo el mundo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación afirmó el viernes que los precios mundiales de los alimentos alcanzaron en marzo sus «niveles más altos jamás registrados», ya que la guerra en Ucrania perturbó los mercados de cereales y aceites vegetales.

El anuncio hace temer una crisis alimentaria mundial y posibles disturbios sociopolíticos en algunos países.

Artículo anteriorUcrania: supervivientes en Butcha traumatizados por los rusos
Artículo siguienteAgotamiento, separación, cirugía… ¿Está Charlene de Mónaco afectada por la maldición de las princesas?
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.