Inicio Economía A pesar de las muertes, la ira retumba entre los sudaneses

A pesar de las muertes, la ira retumba entre los sudaneses

46
0

Las fuerzas de seguridad dispararon el viernes gases lacrimógenos contra los manifestantes antigolpistas en Sudán, en vísperas de unas manifestaciones masivas que Washington advirtió que serían «una prueba» para el ejército, después de que ya hubieran muerto ocho manifestantes.

Estados Unidos ha advertido que los militares serán «puestos a prueba» por la muerte de ocho manifestantes tras el golpe de Estado encabezado por el general Abdel Fattah Burhane el lunes, cortando las esperanzas de una transición democrática en el conflictivo país. Las fuerzas de seguridad han utilizado regularmente la fuerza para despejar las avenidas de Jartum, bloqueadas por barricadas de partidarios del gobierno civil.

El viernes por la noche, dispararon botes de gas lacrimógeno contra los manifestantes que denunciaban el golpe militar en el norte de la capital, según dijeron los testigos a la AFP.

Y desde el lunes, la munición real y las balas de goma han llovido regularmente en varias partes de la capital, donde al menos ocho manifestantes han muerto y más de 170 han resultado heridos por las fuerzas de seguridad, según los médicos.

Pero eso no aminoró la determinación de los manifestantes, que están decididos a reactivar la transición hacia unas elecciones libres en un país que ha estado bajo un régimen militar casi ininterrumpido desde su independencia en 1956.

En Omdurman, se manifestaron por decenas el viernes. «Nos estamos preparando para mañana. Vamos a decirle al mundo que queremos una transición democrática y ningún golpe militar», declaró Taha Abderrahmane a la AFP.

Día de la prueba

Estados Unidos ha instado a los militares a no reprimir violentamente las protestas previstas para el sábado, advirtiendo que vigilará la reacción de los generales. El día «será una verdadera prueba de las intenciones de los militares», dijo un alto funcionario.

Lea también la noticia :  Meghan Markle: el príncipe Harry hizo cambiar su anillo de compromiso por una adorable razón

Puede que las autoridades cierren Internet, pero los manifestantes se están organizando para reunirse en Jartum y otras ciudades. Aunque los sindicatos y otras asociaciones han sido disueltos, siguen movilizando a la gente para la «desobediencia civil» y la «huelga general» que ha convertido a Jartum en una ciudad muerta durante cinco días.

El sábado, los opositores al golpe de Estado prometen «un millón» de sudaneses en las calles. Sus lemas son claros: «Burhane, deja el poder» o «Burhane a Kober».

Kober es la prisión de alta seguridad de Jartum en la que hoy está recluido Omar al-Bashir, un general que llegó al poder mediante un golpe de Estado y que fue depuesto por el ejército en abril de 2019 por la presión de la calle tras 30 años de dictadura.

El lunes, el general Burhane cambió por completo las cartas en Sudán, donde civiles y militares se habían comprometido, tras la caída de Bashir, a unir sus fuerzas en unas autoridades provisionales para llevar al país a unas elecciones libres a finales de 2023.

En la mañana del golpe, los soldados secuestraron al primer ministro Abdallah Hamdok, a la mayoría de sus ministros y a los miembros civiles del Consejo responsable de la transición. Al día siguiente, el Sr. Hamdok fue devuelto a su casa, pero «no es libre de moverse», según la ONU.

La jefa de la diplomacia, Mariam al-Sadeq al-Mahdi, el ministro de Irrigación, Yasser Abbas, y otros pocos miembros del gabinete que quedan libres, expresaron su apoyo a la movilización contra el golpe de Estado y exigieron la liberación de los dirigentes detenidos.

Lea también la noticia :  Meghan Markle 'en paz': Caitlyn Jenner habla de la nueva vida de la duquesa

Además de la detención de numerosos funcionarios civiles, las nuevas autoridades, que pretenden acallar cualquier oposición al golpe de Estado, continuaron deteniendo el viernes a personalidades políticas, activistas e incluso transeúntes.

En cuanto a los medios de comunicación, los soldados asaltaron la televisión estatal, cuyo jefe afín a los civiles fue despedido el jueves, y la agencia oficial Suna.

«Mensaje claro»

El viernes, el periódico al-Democrati fue el objetivo. Los soldados «obligaron al guardia del edificio a salir, sellaron la puerta y le dijeron que no volviera nunca más», dijo uno de sus periodistas a la AFP, bajo condición de anonimato.

El día anterior, sellaron todas las antenas de las emisoras de radio FM.

Ante esta represión, el general Burhane afirmó que Sudán «no estaba viviendo un golpe de Estado», sino «una recuperación del camino de la revolución». Sin embargo, la comunidad internacional mantuvo la presión.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres, pidió el viernes al ejército que «ejerza la moderación» con los manifestantes. «Hay que permitir que el pueblo sudanés se manifieste pacíficamente», dijo el presidente estadounidense Joe Biden.

Y el Consejo de Seguridad de la ONU pidió el jueves «el restablecimiento de un gobierno de transición dirigido por civiles» después de que la Unión Africana suspendiera a Sudán y el Banco Mundial suspendiera la ayuda.

Artículo anteriorCovid-19: Estados Unidos permite a Pfizer vacunar a niños de 5 a 11 años
Artículo siguienteIsabel II rinde un emotivo homenaje al Príncipe Felipe
Soy profesor universitario de economía, aficionado al golf y a los coches, y me gusta especialmente Asia. Vivo entre España y Portugal.