Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Elástico Urbano Arquitectos
Sábado, 30 marzo 2013 | Leída 596 veces
Diseño comercial

Arquitectura corporativa, la oportunidad de hacerlo bien

Guardar en Mis Noticias

Detrás de un negocio siempre hay una historia humana, nombres y apellidos que han volcado en él algo más que capital, sentimientos que marcarán el éxito del comercio. Pero todo esto poco importaría sí en el local no hubiera algo interesante

[Img #4018]No hace falta estudiar arquitectura para saberlo. Basta con entrar en algunos espacios para darnos cuenta de que algo no funciona. Los hechos se empeñan en demostrarnos que la coherencia, el diseño y la especialización son el factor común de ideas con éxito. Si bien es cierto que buena parte de estas decisiones responden a una disciplina, la llamada arquitectura corporativa, que evalúa el conjunto. La arquitectura corporativa es una herramienta competitiva, las instalaciones y espacios físicos de  la empresa fortalecen la imagen de marca. Se incorpora una serie de rasgos de identidad visual que generan una imagen de marca clara.

Si hay una cosa por la que nos caracterizamos los canarios es por nuestra amabilidad. Virtud que hace especial a los pequeños comerciantes y que difícilmente pueden luchar las grandes cadenas impersonales. Es entonces, cuando debemos potenciar nuestras virtudes y analizar las imperfecciones de nuestro negocio, fomentando la permeabilidad de las buenas prácticas de los grandes en materias como el diseño. 

Estas diferencias hacen que no sea fácil mantener el equilibrio entre tradición y modernidad, novedad y calidad. Si hay una firma que maneja estos ingredientes hasta dar con puntos de venta que logran el equilibrio perfecto entre personalización y diseño es CAMPER. Lo demuestran proyectos como su última tienda en Estambul, una talking shop, en el que el cliente es el protagonista de un diálogo con el diseño. A través de la utilización de letras que generan una conversación con la arquitectura, producen un espacio cambiante y que comunica los valores innovadores de la marca. 

Con unas simples letras conseguimos la atención del cliente, que valora cada vez más la originalidad y exclusividad, no sólo de sus productos sino de sus puntos de venta. Las frases y palabras que se obtienen son el fiel reflejo del concepto que perciben los clientes de la marca. 

Ejemplos como los de CAMPER, son los que nos hacen reflexionar sobre la importancia de la arquitectura corporativa. Ahora más que nunca, necesitamos arquitectura. 

masquetendencias.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress